Android es el sistema operativo más utilizado del mundo. Su principal competidor, iOS, únicamente se ofrece en la gama iPhone, de ahí que la mayoría de la cuota de mercado pertenezca a la filial de Google. La existencia de una mayor demanda no implica que estemos ante un producto más seguro. De hecho, podría decirse que esto genera una mayor exposición a la hora de sufrir ataques.

Desde que comenzó la era del smartphone, muchas han sido las situaciones de crisis de este sistema en relación con los fallos de seguridad. Con el paso del tiempo, se han introducido soluciones que han limitado la presencia de hackers, pero aun así, siempre se encuentra alguna vulnerabilidad. Basta con ver las actualizaciones de la gama Pixel para entender cómo siempre es necesario el reciclaje.

Android ha sufrido múltiples ataques de seguridad en los últimos años

Uno de los últimos problemas detectados está relacionado como el fraude. Si en la mayor parte de los casos, el problema de la ciberseguridad se relaciona con la cesión de datos a terceros, en esta ocasión afecta directamente a la publicidad y al usuario que sufre el problema. ¿Por qué? 2 son las vías fundamentales sobre las que se debe enfocar este nuevo problema de vulnerabilidad.

La primera vía está relacionada con la generación de dinero obtenido de forma ilícita. El segundo afecta, directamente, al usuario al reducir la batería de su dispositivo y debido al gasto que ha generado en el uso de la tarifa de datos. ¿Cómo se ha producido este fraude y cómo se ha conseguido dar con ello?

Veamos, por tanto, qué repercusión ha tenido la enésima falta de seguridad que sufre Android desde que se convirtió en la principal alternativa del sistema operativo ofrecido por Apple. ¿Estamos ante una tecnología que se asociará de forma perpetua con el crimen digital? Veamos cuáles han sido las consecuencias de este ataque en relación con los usuarios.

Un estudio que ha echado luz a lo que estaba ocurriendo en MoPub

El clásico medio de comunicación BuzzFeed News, a través de las investigaciones realizadas por la empresa Protect Media, ha conseguido echar luz a una trama que venía operando desde hacía un tiempo. Tal y como se ha podido saber, el delito se habría cometido en una agencia de comunicación participada por Twitter, MoPub.

Se ha destapado un nuevo fraude que consumía batería y datos. Taringa

Al parecer, esta compañía generaba muchas visualizaciones de vídeos sin que el usuario tuviese conocimiento de ello. De hecho, esto consumía datos de la tarifa del usuario y contribuía a una caída de la batería por el uso que hacía este problema de la autonomía de la batería. Aun así, el principal problema está relacionado con la monetización, ya que se generaban muchas visitas.

Los delincuentes se enriquecían por las múltiples visitas que recibían los vídeos

El hecho de operar en segundo plano hacía que el consumidor apenas notase que su terminal, en realidad, estaba ofreciendo imágenes que sumaban en el contador de ‘clicks’. Al fin y al cabo, esta trama era capaz de generar dinero debido a las campañas de publicidad que tenían lugar desde la parte oculta de la app MoPub.

Un problema que afectaba principalmente al usuario de Android

La compañía, propiedad de la firma con sede en Mountain View, ha conseguido dar caza a esta actividad, habiéndola dejado ya sin efecto. PutStream Media y Anyview eran las 2 plataformas que había detrás de este malware, el cual se había instalado en los terminales sin que los usuarios los pudiesen detectar sin la realización de un chequeo de gran envergadura.

Se ha conseguido eliminar el malware que ha afectado a una gran cantidad de usuarios Android. Clarín

Las investigaciones comenzaron cuando varios usuarios comenzaron a observar que sus dispositivos contaban con una autonomía real mucho menor de los estándares lógicos. Esto se había producido tras la instalación de alguna de las soluciones que ofrecía la empresa MoPub. La coincidencia del problema en varios consumidores fue lo que determinó la búsqueda de una situación.

Pese a haberse resuelto el problema, aún no se ha sabido quién pudo incluir el malware

Las 2 plataformas descritas anteriormente, por el contrario, se han mostrado contrarias a su participación en esta trama. Por ello, aún se está investigando si se consigue dar captura a las personas que pudieron instalar un producto que permitiese el visionado de imágenes en segundo plano con un claro objetivo delictivo.

La publicidad, una vez más, se sitúa en el centro de la polémica. Esta rama fundamental para entender el mercado digital se ha convertido en el principal objetivo de las redes que operan en el un ecosistema que no para de incrementar el volumen de fraude. Habrá que esperar un tiempo para conocer quién ha podido estar detrás de un problema que, al menos, ha conseguido cortarse de raíz.