Una de las apuestas más destacadas del universo Apple durante los últimos años ha sido la potenciación de una gama de productos alternativa a los iPhone. La firma de la manzana ha buscado una diferenciación partiendo de la base de la división wearable a través de sus relojes inteligentes. ¿Es el Apple Watch Series 4 la alternativa más destacada?

Desde que se realizaron los primeros estudios relacionados con la cardiología, se ha podido demostrar cómo este producto está avalado para la medición del ritmo cardíaco. La inteligencia artificial que incorpora se ha convertido en una de sus principales líneas de atracción entre el público, hasta el punto de que muchos investigadores quieren ir más allá sobre sus dotes.

El Apple Watch Series 4 podría disfrutar de una función secreta

A colación de algunos de los galardones recibidos de mayor relevancia en este ámbito, muchos desarrolladores han intentado averiguar qué otras cualidades podrían tener al Apple Watch Series 4 como eje de la investigación orientada a la salud y detección precoz de enfermedades. Una de las anécdotas más destacadas está relacionada con el potasio y su relación con las afecciones renales.

Aquí es cuando te preguntarás qué concordancia puede haber entre una enfermedad relacionada con los riñones con una basada en el funcionamiento del corazón. Pues bien, al parecer, unos investigadores consiguieron detectar la presencia de niveles peligrosos de potasio en un paciente gracias al electrocardiograma proporcionado por el reloj inteligente.

Para entender el tipo de relación entre ambos conceptos, es importante hacer mención al potasio y a las ondas T, un tipo de señal que proporciona mucha información respecto a una posible afección. La correlación positiva es lo que podría permitir extender la función del dispositivo inteligente más allá de la detección de enfermedades relacionadas con el corazón.

Un proyecto con viabilidad que podría llegar en el futuro

Desde hace mucho tiempo, se sabe que existe una relación entre los niveles altos de potasio y la disposición de una gran oscilación en la medición de las ondas T. Como consecuencia de ello, podría ser sencillo la realización de un algoritmo que fuese capaz de establecer un patrón genérico de conducta. Algo parecido a ello es lo que ya se ha conseguido diseñar.

El Apple Watch Series 4 ha demostrado ser uno de los principales relojes inteligentes del mercado. Pocket-Lint

Las enfermedades renales pueden disponer de una gran relación respecto a los niveles de potasio, presente en numerosos alimentos. El control de los niveles de este elemento en la alimentación es muy importante. Aun así, suele pasar desapercibido en pruebas cuando se busca la comprobación de otras variables. ¿Será el Apple Watch Series 4 un detector de problemas renales?

La detección de altos niveles de potasio podría ser la próxima función del Apple Watch

Una investigación publicada en un medio próximo a la comunidad científica, tal y como se puede leer en Engadget, demostró cómo un electrocardiograma podría llegar a ser capaz de detectar la presencia de un funcionamiento incorrecto de nuestros riñones. Al parecer, las estimaciones podían llegar a mostrar niveles por encima de los 5.0 mEq/l.

Para el diseño de una inteligencia artificial era crucial, no obstante, contar con una muestra representativa de casos anteriores que cumpliesen con el patrón descrito. Esto se pudo recopilar gracias a una filtración que puso en escena millones de resultados de pruebas médicas realizadas en los últimos años. La correlación existía y, por ello, bastaba con introducir en el sistema los resultados.

Una base de datos diseñada para reducir el porcentaje de fallo

Una de las cualidades que debe poseer cualquier inteligencia artificial es el diseño de un programa con una baja tasa de fallo. Bajo esta premisa, se trabajó hasta lograr unos resultados muy satisfactorios en términos de eficiencia en la detección. Un estudio realizado para ver cómo funcionaba el programa demostró que la tasa de errores se había reducido hasta llegar a un 1%.

El electrograma del Apple Watch Series 4 cuenta con certificación de organismos de salud de Estados Unidos. iPadizaté

¿Imaginas una tecnología capaz de analizar la sangre que recorre el cuerpo sin necesidad de obtener una muestra a través de una jeringa? Parece difícil que los dispositivos inteligentes sean capaces de reducir todo el análisis a una muestra de estas características, pero sí es cierto que están apareciendo alternativas para conseguir un diagnóstico fiable.

Apple seguirá apostando por la mejora de las funciones de su reloj inteligente

Aun así, la realización de una analítica parece que seguirá siendo el método más óptimo para dar con algún que otro problema de salud. Al fin y al cabo, el flujo sanguíneo llega a cualquier recóndito lugar del organismo, por lo que es normal que sea la prueba más efectiva para la obtención de información sobre qué nos ocurre o cuál es nuestro estado de salud, entre otros.

No obstante, se espera que Apple mantenga una línea de investigación centrada en el desarrollo de sistemas orientados a la salud. Habrá que esperar todavía unos meses para conocer qué otras ventajas futuras llegarán a las futuras generaciones de un producto que se ha convertido en una alternativa con un gran potencial para la firma.