En los últimos años hemos asistido a una popularización de los llamados patinetes eléctricos. El mismo diseño lleva presente el mercado desde hace décadas, pero ha sido ahora cuando la instalación de un motor en la rueda delantera lo ha hecho crecer de manera exponencial. Llegados a este punto, debemos plantearnos si esta alternativa dominará la movilidad urbana.

¿Veremos en los próximos años un crecimiento todavía más abrupto? Lo cierto es que este mercado está atrayendo nuevos inversores movidos por las rondas de financiación. En algunas de las principales metrópolis del mundo están surgiendo startups que buscan recaudar millones de euros con el objetivo de adquirir flotas de este medio de transporte.

El actual patinete eléctrico es más eficiente que los modelos del pasado

Al fin y al cabo, estamos ante una opción que garantiza el completo desplazamiento por el ámbito urbano sin riesgo a quedarse sin autonomía. El negocio del alquiler por minutos ha llegado a la movilidad urbana hasta el punto de que algunas ciudades ha tenido ya que incluir a esta oferta dentro del código de circulación.

Ciudades como Santa Mónica o Los Ángeles, ambas en Estados Unidos, han tenido que incluir algunas limitaciones en relación al número de licencias con un objetivo, reducir y contener la masificación que está suponiendo el uso de los patinetes eléctricos.

Llegados a este punto, nos plantamos, por tanto, qué puede llegar a generar un mercado que está viendo cómo cada vez existen más empresas que obtienen beneficios. ¿Será la concentración de dichas empresas la que marque su propia destrucción? Veamos algunas cifras para entender cómo está produciéndose la burbuja del patinete eléctrico.

El alquiler como objeto de deseo para obtener ingresos

El negocio es muy sencillo; se adquieren muchas unidades para rentabilizar los productos en el menor tiempo posible. Ahora bien, para ello, es esencial contar con un capital detrás. Para obtenerlo, las pequeñas empresas recurren a las llamadas rondas de financiación, algo que está teniendo especial incidencia en este mercado.

Los patinetes eléctricos están revolucionando los desplazamientos por la ciudad. Battery Things

Según se puede leer en el portal QZ, compañías del tamaño de Uber o Google están invirtiendo grandes sumas de dinero en plataformas como Lime, Bird o Skip. Es muy posible que estas firmas no las hayas escuchado nunca, pero en los próximos años podrías llegar a ser cliente si expanden el negocio siguiendo la estrategia actual.

El patinete eléctrico está sustituyendo a opciones tradicionales de movilidad

¿Por qué se ha convertido esta tecnología en una apuesta ganadora? El patinete eléctrico te ofrece libertad de movimiento sin necesidad de tener que disponer de licencia para conducirlo. Esto, unido a la diversión que puede producir al usuario, ha provocado que se haya posicionado como una seria alternativa al coche privado en la ciudad o uso de transporte público.

Y bien, ¿qué coste supone este tipo de servicios? Según muestra el portal citado, Bird cobra por cada servicio una cuantía fija de un dólar más un coste variable de 0.15 dólares el minuto. Ahora bien, ¿cómo consiguen beneficios este tipo de empresas y por qué está siendo tan rentable su uso?

Un análisis de rentabilidad del alquiler de patinetes eléctricos

Siguiendo los datos que se muestran en dicho espacio, atendiendo a un uso estimado de unos 12,5 minutos por trayecto y un total de 5,5 viajes, se obtendría un beneficio positivo que estaría próximo a los 16 dólares al día. Teniendo en cuenta el coste por cada unidad (siguiendo el ejemplo del Xiaomi Mijia 365), podríamos obtener el retorno de la inversión en tan solo unos días.

Bird se ha convertido en una de las firmas más destacadas de la movilidad urbana. Sfexaminer

Esto, no obstante, podría sufrir un próximo revés ante la creciente regulación que se espera introducir en algunas ciudades. De hecho, algunos centros turísticos ya se están planteando la eliminación de la circulación de patinetes eléctricos ante los problemas que están produciéndose por un mal uso de los mismos.

Aun así, de momento, las rondas de financiación muestran una confianza total en esta nueva manera de desplazarse por la ciudad. Habrá que esperar todavía unos meses para ver si las nuevas regulaciones afectan drásticamente al sector o se centran, exclusivamente, en la limitación de licencias de vehículos.