A lo largo de los últimos años, no son pocas las veces que el mundo dela innovación digital ha intentado acercarnos la realidad aumentada. ¿Quién no recuerda lo que ocasionó en el mercado de aplicaciones la puesta en escena de Pokémon Go? Eran los inicios de lo que parecía que se convertiría en algo diferencial y futurista. ¿Sigue siendo así? Todos los indicadores parecen mostrar que no.

He visto visto intentos de todos los tipos y provenientes de todos los fabricantes. ¿Quién no recuerda las Google Glass? Pasaron sin pena ni gloria. ¡Qué decir de las HTC Vive! ¿Quién se las compraría a día de hoy? Quizás, el problema es que no se ha sabido orientar este tipo de producto al mercado. La realidad aumentada, en este sentido, se ha visto seriamente perjudicada.

Una mejora en las gafas podría relanzar la realidad aumentada

Esto nos obliga a pensar en una nueva cuestión. ¿Habría que darle la enésima oportunidad a esta tecnología fallida? Sus potenciales aplicaciones son muy destacadas, pero no se ha conseguido aplicar la fórmula para garantizar su liderazgo. ¿Y si el problema está en el hardware y no en el software? He aquí, posiblemente, uno de los fallos que ha habido en torno a esta innovación.

La creación de unas gafas que dotasen a esta modalidad de realismo virtual una aplicación lógica y, a la vez, natural, podría permitir su desarrollo. Sabemos los beneficios que aportaría esta tecnología al mundo real, pero no hemos dado con la tecla. La incorporación de unas lentes diferenciales haría crecer el particular mercado de esta alternativa.

Veamos cómo un nuevo proyecto ha vuelto a poner en el escaparate una rama de la innovación que parecía haber quedado como experimento fallido para la historia. De confirmarse las nuevas propuestas, ¿estamos ante el resurgir de uno de los mayores fracasos relacionados con la innovación?

Una nuevas gafas que captan mejor nuestra mirada

Una de las principales debilidades de la tecnología presente en la actualidad es que las lentes no son capaces de obtener información de nuestros movimientos oculares. Esto provoca que, simplemente, sirvan como emisores de información. Esto, con esta nueva tecnología, parece que podría cambiar. ¿Cómo lo han conseguido un equipo de investigadores? Veámoslo.

Estas gafas de realidad aumentada serán más eficientes que las presentes en la industria actual. Noticias de la Ciencia

Tal y como se puede apreciar en la imagen anterior, el objetivo de esta tecnología es combinar una imagen visual de la realidad con otra que incluye aquellos elementos creados de forma artificial a través de un sistema de inteligencia basada en el aprendizaje continuo. Como resultado de ello, se puede obtener un medio de comunicación de información muy distinto al que se dispone en la actualidad.

Pese a que el proyecto actual todavía se encuentra en fase de desarrollo, se puede observar cómo al menos, en relación con el diseño, puede tener cabida esta solución. Las aspiraciones comerciales aún son limitadas, pero se está trabajando para la creación de un proyecto alternativo. Ahora bien, ¿cómo se detectan los movimientos del globo ocular? He aquí la clave.

La apreciación se produce mediante tecnología de infrarrojos. El funcionamiento es muy sencillo. Diversos haces de luz se sitúan en puntos estratégicos, por lo que cuando se mueve la pupila, se determina cuánto tiempo ha transcurrido, medido en proporciones más pequeñas que milisegundos, entre una posición y otra. Tras ello, se envía dicha información y se gestiona la orden ofrecida.

Unas gafas convencionales que disponen de soluciones innovadoras

Estas nuevas lentes, en el aspecto hardware, por llamarlo de una determinada forma, no distan de cualquier otras que podemos encontrar en el mercado. Lo que sí difiere es en cuanto a componentes de software. Su principal fuente de ventaja competitiva radica, sobre todo, en la existencia de una flexibilidad en términos comerciales por este factor.

La realidad aumentada se convertirá en una útil fuente de información. Mepal

Otras de sus principales diferencias respecto a las tradicionales opciones, radica en su consumo energético. Tal y como se puede leer en el portal Noticias de la Ciencia, es mucho más eficiente en la gestión y tratamiento de las órdenes emitidas por nuestro ojo. No obstante, esto podría introducir nuevas aportaciones a lo largo de los próximos meses.

Se espera que los próximos meses se puedan introducir nuevas aportaciones a uno de los programas de realidad aumentada más destacados. ¿Y si esta vez es la definitiva para entender un modelo de digitalización único en el mercado? Sus potenciales aplicaciones son muy relevantes, y explotarlas parece que será, con estas gafas apropiadas, algo más fácil de implementarlas.