Resulta impresionante comprobar que los límites de la imaginación tan solo tienen como barrera al propio ser humano. Si bien es verdad que la mayoría de nosotros no tenemos las habilidades necesarias para llevar a cabo proyectos que pasan por nuestra mente, existe un diminuto grupo de personas que consiguen hacer realidad pequeños sueños que, en algunos casos, resultan tan curiosos como sorprendentes. Déjate asombrar por una persona que ha conseguido convertir un artilugio de hace veinte años en tecnología útil.

Una cámara Made in Nintendo

Cualquier niño de los años 90 tenía como obsesión poseer una consola portátil. Daba igual la marca y las características técnicas de la misma. La guerra en aquella época se libraba entre la Sega Game Gear y la Nintendo Game Boy. Sin embargo, en un estudio que yo mismo hago mentalmente ahora sobre qué veía en mi entorno, creo que Nintendo le ganó la partida descaradamente a los chicos de la consola de Sega. Además de la cantidad de títulos con los que competían, la compañía nipona tuvo la brillante idea de obsequiarnos con un accesorio que rompería con las reglas establecidas. ¿Se podía jugar y obtener fotografías con el mismo dispositivo?

Su baja resolución no quitaba ni un ápice de diversión

La respuesta, como imagino que ya conocerás, era afirmativa. En el año 1998, en información que hemos podido obtener de la página web Pixfans, el periférico de la consola portátil de moda, hacía acto de presencia. La pobre resolución, únicamente 128×112 píxeles en cuatro tonos de grises, no impedían a los poseedores del invento pasar grandes momentos a costa de la cámara y la impresora a juego. Esta última, por cierto, era una especie de máquina expendedora de tickets de la compra, como puedes encontrar en cualquier supermercado de tu ciudad, y se vendía de manera independiente.

Además, una de las cosas más interesantes del dispositivo, como habrás podido ver en el anuncio de la época, era la posibilidad de añadir elementos a las imágenes para hacerlas más divertidas. Si a esto le añadimos la opción de utilizar nuestros retratos para incorporarlos en los cuatro juegos que incluía la cámara, no hay duda de que estamos ante uno de los accesorios más interesantes del mundo de los videojuegos. Y es ahora cuando alguien ha decidido unir esta cámara con un objetivo Canon para ir un paso más allá.

La cámara que no pasa de moda

Bastian Ekeler, cuya cuenta de Twitter puedes visitar en el siguiente enlace, es el artista gráfico que se encuentra detrás de la incorporación de tecnología moderna a la Game Boy Camera. Toda la información acerca de este curioso experimento la puedes encontrar en un artículo que él mismo escribió en su página web. Para empezar, dado que no existe ningún tipo de adaptador para incorporar un objetivo a la cámara de Nintendo, Bastian tuvo que fabricar uno y para ello utilizó una impresora 3D. Una vez creada la pieza, agregó el sensor de la cámara a la misma, acopló el objetivo y a funcionar.

Este es un ejemplo de fotografía tomada con la famosa cámara. Ekeler
Gaviotas y la luna fueron inmortalizadas con la Game Boy Camera

Ya con su invento entre las manos, Bastian se dirigió a una de las playas más cercanas y comenzó a fotografiar distintos motivos entre la naturaleza de la zona e incluso se atrevió a retratar a la luna. Si accedéis a la página que os indicaba anteriormente, podréis ver una selección de las fotografías que realizó durante la jornada, de las cuales ninguna tiene desperdicio. Después, debido a que la cámara no permitía en la época descargar las imágenes, tuvo que tirar de imaginación de nuevo. ¿Cómo lo llevó a cabo?

Arduino ha permitido la descarga del contenido

Gracias a la plataforma electrónica Arduino, y más concretamente a un emulador, al cual cualquier persona puede acceder a través de este enlace, que simula la impresora que te mencionaba anteriormente, Bastian consiguió descargar las imágenes en su ordenador. La diferencia entre la imagen obtenida por un teléfono móvil, en comparación con el zoom que se consigue con la unión de la Game Boy Camera y el objetivo Canon, es absolutamente sensacional. Además, ¿quien puede presumir de utilizar una tecnología de hace 20 años para retratar la vida en el año 2018?