Close Button
Compartir

¿Es el GMW Taskman y vehículos similares lo que más abundará en las ciudades en los próximos años? He aquí por qué podríamos ver esta situación.

Desde hace unos años, el mercado del comercio online no ha parado de crecer. Conforme aparecen nuevos competidores, la experiencia de compra de servicios y productos físicos no hace más que volverse más eficiente. En la actualidad, no parece extraño adquirir un producto determinado y recibirlo pasadas unas horas, ¿verdad? Esto es debido, sobre todo, a la mejora del proceso existente entre la realización del pedido y la ejecución de la orden de entrega.

A ello han contribuido plataformas específicas y, por supuesto, compañías de reparto, las cuales ofrecen importantes programas para respaldar todo tipo de proyectos, con independencia del tamaño de la empresa que gestiona las ventas. Esto hace que cada vez haya un mayor número de personas que conciban la compra de productos cada vez más variopintos. Hace tan solo unos años, ¿quién iba a imaginar que, por ejemplo, podríamos comprar productos frescos del supermercado?

Este modelo de negocio tiene un problema, el incremento de la contaminación derivado de medios de transporte de dichas mercancías. La inmensa mayoría de alternativas poseen motores de combustión, por lo que contribuyen a una mayor emisión de partículas contaminantes. ¿Imaginas que hubiese opciones interesantes para poder llevar a cabo los procesos de entrega? Esto es justo lo que presenta el GMW Taskman, una especie de tuk-tuk que destaca, sobre todo, por sus cualidades en el ámbito urbano.

Gracias a una tecnología sencilla, un conjunto de baterías basado en un sistema de producción actual y, por supuesto, la presencia de un cajón en la parte trasera, ofrece un rendimiento muy positivo para las empresas encargadas del reparto de paquetería. Llama la atención, además, por su sencillez a la hora de conducirlo y, como no podría ser de otra manera, por su coste. Al fin y al cabo, su nivel de equipamiento es muy rudimentario, ya que está centrado en el transporte.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales características de su tecnología, por qué nos encontramos ante un modelo diferencial en cuanto a manejo y, sobre todo, hasta qué punto puede realizar la labor para la que ha sido creado con el mejor de los aciertos.

Vehículos de última milla, esta es la definición que mejor lo representa

Se trata de vehículos que pueden acceder a, prácticamente, cualquier casco urbano sin problema. Las restricciones en las ciudades están comenzando a tener un efecto negativo en cuanto a este tipo de servicios, por lo que se trata de una buena forma de proteger la calidad del servicio. Y bien, ¿qué es lo que puede ofrecer un producto de estas características? Su capacidad para incorporar carga en su parte trasera es una de sus principales diferenciaciones.

GMW Taskman, el tuk-tuk eléctrico que llega par ser un éxito entre las empresas de reparto

El GMW Taskman está pensado especialmente para cubrir distancias de última milla. New Atlas

El GMW Taskman es un rickshaw eléctrico que está pensado únicamente para poder ser conducido por una única persona. En este caso en particular, sería el propio repartidor. Teniendo en cuenta cuál es su faceta principal de uso, su velocidad limitada a 48 km/h se antoja suficiente. Esto es así debido, sobre todo, a la disposición de una batería con tamaño reducido y, sobre todo, para evitar el balanceo de la mercancía al comenzar la ronda de repartos.

En cuanto a su conjunto de baterías, ofrece una autonomía total próxima a los 177 kilómetros teóricos. Se trata de una propuesta que está pensada para poder circular un número de kilómetros inferior al que se recorrería en términos globales. Está pensado para agotar gran parte de su batería en cada jornada de trabajo. Esto es así debido, sobre todo, a que tan solo habrá que esperar 3,5 horas para contar con el máximo de autonomía posible.

Una propuesta pensada para la entrega potencial de paquetería

Según se puede leer en el portal especializado New Atlas, este tipo de propuestas no pararán de crecer en el mercado. Esto es algo que se está observando y, teniendo en cuenta el ahorro de costes que supone para las empresas, parece lógico pensar que su éxito está prácticamente garantizado en el medio y largo plazo. Aun así, habrá que realizar un estudio previo a la compra para ver si se trata de una propuesta diferencial.

GMW Taskman, el tuk-tuk eléctrico que llega par ser un éxito entre las empresas de reparto

Los rickshaw eléctricos pueden ser especialmente relevantes en esta transición hacia lo ecológico. New Atlas

Echando un vistazo a su nivel de equipamiento, se puede garantizar que nos encontramos ante una variante muy sencilla en términos de mantenimiento. Al fin y al cabo, ofrece una tecnología basada en aspectos mecánicos tradicionales, los cuales pueden tener fáciles y baratos recambios en el mercado. Se trata, por tanto, de una variante que no supondrá un gran esfuerzo económico futuro para las compañías de reparto.

Y tú, ¿crees que tendrá éxito en los próximos años este tipo de propuestas? El rickshaw eléctrico, ciertamente, no es nuevo. Sin embargo, sí ofrece un rendimiento diferencial ahora. Todo ello es posible debido, sobre todo, a la mejora existente en cuanto a baterías se refiere.

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
HBO Max logo
Suscríbete a HBO Max con un 50% de descuento de por vida Suscribirse
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por 8,99 dólares! Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!