John Giannandrea es una institución en el campo de la Inteligencia Artificial. Tanto es así que Apple se ha atrevido a realizar un movimiento que constituye toda una declaración de guerra hacia Google, "robándole" al director de investigación de IA para sumarlo a la causa de hacer de Siri un asistente virtual más inteligente.

Como reveló ayer The New York Times, Giannandrea anunciaba su adiós a la gran G para un día después trasladar su despacho de Mountain View a Cupertino, donde será el máximo responsable de estrategia IA y machine Learning.

No es para menos. El antiguo director de IA en Google es un experto en machine learning que llevaba trabajando 8 años en este ámbito, haciendo grandes progresos en visión computacional y procesamiento de lenguaje natural, precisamente uno de los puntos en los que más flaquea Siri.

Como detalla The Verge, su lugar en Google lo ocupará Jeff Dean, su hasta ahora mano derecha y una de las personas más talentosas en este área. Por increíble que parezca, no será una gran pérdida para Google y su investigación en inteligencia artificial. De hecho, Dean fundó Google Brain, el motor de búsqueda responsable de algunos de los mayores avances de Google en la última década.

Siri es la asistente virtual menos inteligente que existe. iPadizate

¿Su misión? Hacer a Siri más inteligente

Sí, puede que Siri fuera el primer asistente virtual en llegar a los teléfonos móviles, pero Apple se ha quedado muy atrás en una carrera tecnológica en la Facebook, Google, Amazon o Microsft han presentado serias candidaturas. Incluso el gigante chino Xiaomi ha presentado a Xiao AI para entrar en esta dura batalla, como leemos en Andro4all.

Siri fue pionera, pero se ha quedado muy atrás

La Inteligencia Artificial es, como la realidad aumentada o la realidad virtual, un elemento diferencial que marcará el éxito de las marcas tecnológicas en los últimos años. Apple lo sabe y por eso ha decidido tomar una medida tan efectiva como desesperada diplomáticamente hablando. No nos engañemos, Apple está acostumbrado a adquirir startups, pero suele cuidar su imagen evitando estas artimañas salvajes.

Apple está acostumbrado a ser líder en sus respectivos mercados, marcando tendencia como la del popular notch, que actualmente es imitado por los principales fabricantes Android. No pasa lo mismo con Siri, un asistente que a día de hoy está muy atrás si es comparado con Alexa o Google Assistant, como leemos en iPadizate.

Ni tiene el acceso a los datos, ni la contextualización, ni la precisión de búsqueda o recursos que disponen sus rivales. Así, un estudio reciente de la Universidad de Cornell demuestra que Siri es tan inteligente como un niño de 6 años, muy por detrás del resto.

Precisamente por eso Siri sigue siendo el instrumento favorito para el trolleo entre los usuarios y para las bromas entre los expertos. Con el HomePod, las vergüenzas de Siri han quedado todavía más a la vista. Justo al otro lado de la balanza se encuentra Google Assistant, que emplea algunos de los algoritmos tan potentes como los usados en Google Translate o la búsqueda de imágenes de Google.

¿Por qué Siri es el peor asistente virtual?

Las razones por las que Siri es el asistente virtual menos inteligente son diversas. Por un lado, algunos expertos explican que la excesiva privacidad y seguridad de Apple en la recolección y manipulación de datos de sus usuarios obstaculizan su empleo para hacer de Siri algo más eficiente. Es decir, por un lado se trata de una cuestión de principios.

Asimismo, Apple no permitió publicar a sus empleados sus investigaciones en IA hasta diciembre de 2016, cuando los investigadores de Facebook o Google ya lo hacían. Del mismo modo, le costó meses adherirse a un consorcio ético de investigación de IA fundado por Google, Amazon, Microsoft, Facebook e IBM.

Con Giannandrea, Apple atraerá a más expertos en este campo para mejorar sus algoritmos dentro de su modelo de negocio. Eso sí, entrenar las redes neurales sin disponer de tanta cantidad de datos será todo un desafío, algo que por ejemplo no le pasa a Facebook o Google, conocidas por su excesiva extracción de datos.