El grafeno cada día gana más fuerza para convertirse en el material más importante del futuro. Sus múltiples características y aplicaciones lo hacen una sustancia única que continúa siendo investigada por los científicos. Cada vez que estos expertos estudian el grafeno, encuentran detalles nuevos que van definiendo su futuro.

Este material tan relevante durante los últimos años se forma al unir de forma muy densa partículas de carbono en láminas muy finas. Transparencia, elasticidad, dureza y elasticidad son tan solo algunas de las características de estas láminas de grafeno que se forman.

El grafeno adquiere una dureza increíble cuando recibe un impacto

Aunque parezca de difícil obtención, el grafeno es un material que puedes crear tú mismo en casa. Uno de los métodos utilizados por los científicos es la creación de forma artificial, esa que seguramente hayan empleado los responsables de la asombrosa investigación de la que te hablamos ahora.

Como bien reporta El Ciudadano, el Advanced Science Research Center (ASRC) en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) ha trabajo muy duro para dar a luz el diameno, nombre del nuevo material que hace honor al grafeno, material de origen, y a la dureza del diamante. ¿Cómo han creado este material? ¿Es tan duro como dicen?

Dos capas de grafeno como mejor antibalas

El descubrimiento de este centro ha sido publicado en la revista especializada Nature Nanotechnology. Ahí hemos podido conocer que la cantidad de grafeno necesaria para crear el diameno ha sido mínima, y que con una cantidad inferior o superior no llega a crearse el diameno del que tanto hablamos.

Los científicos del ASRC descubrieron que el paso del grafeno al diameno se realiza con solo dos láminas del primer material, cada una de ellas de un átomo de grosor. De esta forma, solo dos capas de grafeno, depositadas sobre un sustrato de carburo de silicio, dan lugar a un diameno tan flexible como el papel de plata.

La dureza es una de las mejores cualidades del grafeno. El Diario

Recordamos que la flexibilidad es una de las características del grafeno que iba a permitir la producción de los primeros móviles elásticos. Ahora, el diameno (diamene en inglés) hereda esa particularidad que le hace perfecto para muchas aplicaciones.

Imagina un material tan flexible como el celofán y, a continuación, piensa en su dureza. Lo último que se pasa por tu mente es que algo tan elástico pueda ser fuerte, pero, al igual que el grafeno, el diameno cuenta con una dureza increíble que le convierte en un material imposible de traspasar. Sin embargo, esta dureza aparece solo cuando el diameno se encuentra en una situación concreta.

Balas por aquí no, gracias

La alineación de las dos capas de grafeno que forman el diameno permiten que este material tenga una dureza increíble, por lo que recuerda al diamante. Los científicos responsables comprobaron que las simulaciones computacionales realizadas eran correctas cuando trabajaron con el diameno con un microscopio de fuerza atómica.

Al aplicarle presión o someter a este material a un impacto, su dureza se incrementa hasta niveles extremos, especialmente si es golpeado por una bala. Esas dos únicas capas de grafeno crean una rigidez y dureza, en caso de presión mecánica, solo igualada por la del diamante. Así lo explica Angelo Bongiorno, de la Universidad de Nueva York:

El grafito y los diamantes están hechos completamente de carbono, pero los átomos están dispuestos de forma diferente en cada material, dándoles propiedades distintivas como dureza, flexibilidad y conducción eléctrica. Nuestra nueva técnica nos permite manipular el grafito para que pueda asumir las propiedades beneficiosas de un diamante en condiciones específicas.

Los responsables de la investigación ya han realizado las primeras pruebas, disparando pequeños proyectiles al diameno. Los resultados han sido muy positivos, por lo que ya se piensa en la gran utilidad de este material para crear eficientes chalecos antibalas.

Pero esta vestimenta no es la única aplicación que se ha pensado ya para el diameno, que también podría ser muy útil para crear coberturas ultra resistentes al agua o innovadoras protecciones para balas ultraligeras, según adelanta IFLScience.

Dos capas de grafeno son suficientes para frenar a las balas. Omicrono

Como puedes ver en la imagen anterior, una bala es frenada en seco por las dos láminas unidas de grafeno. Este material, bajo presión, se ha convertido en uno de los materiales más delgados con esa impresionante dureza y en una nueva prueba de que el grafeno es, sin duda, el material del futuro.