No hay día en que Donald Trump no cope titulares de prensa, normalmente debido a su incapacidad por permanecer callado y demostrar una vez más lo inepto que resulta para cualquier asunto mínimamente racional. Es verdad que el problema de Facebook viene de largo, pero las marcas, finalmente, se han plantado frente a la gran red social y exigen que ésta no incite al odio, aunque sea por omisión. Menudo lío tienes, Mark.

Supremacistas, odio y moderación no moderada

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener a través del medio de comunicación CNN Business, hemos conocido cómo cada vez más empresas se están sumando a una campaña viral bajo el hashtag #StopHateforProfit, el cuál reivindica la eliminación de cualquier tipo de contenido de la red social, venga de quien venga, que incite el odio. La cuestión no es una mera amenaza ni llega de empresas de bajo perfil, sino que dentro de esta iniciativa, a la que se siguen sumando actores, podemos encontrar compañías del calibre de Ben & Jerry’s, The North Face o Patagonia.

Facebook parece empeñada en buscarse problemas. Unsplash
La moderación de contenidos en la red social es uno de sus apartados más polémicos

El asunto está tomando un cariz tan serio, que un directivo de Facebook ha tenido que salir al paso y admitir que la plataforma tiene un problema de confianza frente a quienes depositan su dinero en ella. A pesar de ello, parece que no todo el mundo en la compañía tiene tan claro que exista un problema real. Según declaraciones del portavoz de Facebook Andy Stone, aparecidas en el medio de comunicación que te comentaba anteriormente, éste asegura que:

Es normal para nosotros tener conversaciones con los anunciantes y discutir distintos temas, incluidos los asuntos de políticas internas. Esto es algo que hacemos de manera rutinaria y que seguiremos haciendo.