El Covid-19, en un sentido u otro, nos ha cambiado a todos la vida. ¿Quién nos iba a decir hace unos meses que íbamos a vigilar con mucha atención a quién saludábamos estrechamente o qué superficies tocábamos? Esto, actualmente, es la rutina del día a día. Hemos cambiado algunas de nuestras costumbres con el objetivo de reducir lo máximo posible nuestra exposición al virus.

El coronavirus en cuestión, pese a la introducción de estas medidas, sigue siendo una de las principales causas de mortalidad a nivel mundial. Teniendo especial incidencia en países americanos al cierre de estas líneas, se está comenzando a observar cómo nuevos brotes están produciéndose en muchos países en los que la pandemia ya hizo estragos hace semanas.

El guante permite ser utilizado en momentos puntuales de forma muy sencilla

Todo parece indicar que medidas como el distanciamiento social, la llevanza de mascarilla o guantes o el simple hecho de saludar cálidamente a extraños, seguirán formando parte de nuestra rutina. Todo ello con la excusa de evitar nuevas situaciones de estrés sanitario. ¿Cómo afrontar lo que se conoce como nueva normalidad? Un nuevo producto podría servir de gran ayuda en el futuro.

Se trata, básicamente, de un guante producido con materiales especialmente utilizados para evitar que se depositen partículas víricas y bacterias. Posee una serie de curiosidades que permitirá reducir considerablemente el hecho de contagiarse del Covid-19 y otras enfermedades infeccionas que sean fuente de contagio. Su éxito está garantizado en estos nuevos tiempos convulsos.

Y bien, ¿cómo funciona este nuevo producto? Se trata de una nueva innovación que está especialmente diseñada para ser útil, cómoda y como parte integrante adicional a nuestro outfit. Esta prenda está especialmente pensada para cubrir una nueva necesidad que, simplemente hace unos meses, jamás habríamos pensado que llegaríamos a cubrir algún día. He aquí las claves del proyecto.

Deja de hacer equilibrios para abrir una puerta con este guante

Ahora que las medidas de confinamiento se han relajado, ¿has comenzado a asistir a espacios abiertos y cerrados como bares, restaurantes o bibliotecas? Si este es el caso, es posible que te hayas encontrado con una tesitura. ¿Cómo abrir ese pomo de la puerta si no llevas uno de esos guantes de látex o una solución de gel hidroalcohólica? La solución es el guante que te presentamos a continuación.

Snapback Glove es un guante creado para tocar superficies en tiempos de Covid-19. CNET

Pese a que puede parecer como cualquier otro, este guante está producido a base de materiales que evitan que se depositen bacterias y microbios. De esta forma, se consigue reducir el riesgo de contagio en un momento en el que es de vital importancia controlar qué tocamos, por dónde nos movemos y con quién mantenemos un trato cercano. ¿Qué más aspectos cabe destacar del proyecto?

Una de las especializaciones está relacionada con su fácil utilización

Una de sus principales diferenciaciones respecto a cualquier otra solución del mercado radica en la disposición de un filamento extensible. Este va anclado al cinturón, por lo que únicamente se despliega si el usuario pretende hacer uso del mismo. Aun así, lo más llamativo de esta tecnología está especialmente relacionado con su forma de utilización. Bastará un simple movimiento.

Esto es así con el objetivo de evitar manipulaciones de áreas en las que, posiblemente, haya restos de virus y otras sustancias perjudiciales para el ser humano. Es cierto que, estéticamente, no sea muy apropiado llevar un guante colgado del cinturón del pantalón, pero en el momento en el que estamos viviendo, puede llegar a resultar muy útil para evitar riesgos.

Una mayor demanda debido, curiosamente, a un reducido precio

Teniendo en cuenta la situación actual, el uso de materiales que se usan en su producción y, por supuesto, la procedencia del producto, se puede decir que los 28 dólares que cuesta están ciertamente justificados. La fabricación actual está en Estados Unidos, país en el que, curiosamente o no, es el país más afectado del mundo en términos de casos y fallecimientos por Covid-19.

El Snapback Glove, que es como así se llama, puede lavarse en lavadora, por lo que sus potencial uso es mucho más ilimitado del que cabría esperar. Entre su utilización más demandada merece la pena mencionar la compra en el supermercado. Pese a que el comercio online está disparándose, muchos usuarios prefieren seguir acudiendo al comercio tradicional. He aquí la clave para reducir al máximo la posibilidad de contagio.

El guante será un éxito en algunos mercados determinados

Habrá que esperar un tiempo para conocer cómo ha funcionado el producto en el mercado a nivel comercial, cuáles son las opiniones de los propios usuarios y, por supuesto, ver si el aumento de la demanda atrae a más empresas a la producción de esta curiosa alternativa.

Y tú, ¿comprarías este tipo de guante para evitar posibles contagios si te facilitase el día a día? Al fin y al cabo, no molesta en practicidad y es un mucho más cómodo que uno convencional de látex.