De vez en cuando, aunque parece que estamos abonados a hurgar en noticias realmente negativas, hay que poner en portada algunos asuntos para evitar que se repitan en el tiempo. El acoso, en cualquiera de sus vertientes, es la representación de la más absoluta cobardía. Si, además, utilizas tus conocimientos informáticos para llevarlo a cabo, el asunto se vuelve realmente detestable. Esto es lo que ha ocurrido en Australia.

Software para cobardes tecnológicos

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación Business Insider, nos hemos podido hacer eco de un turbio asunto. Estamos en la isla de Tasmania y el protagonista de la historia es un mecánico, que decidió utilizar sus habilidades con los coches para acosar a su expareja. Según este medio de comunicación, esta persona ayudó a la mujer a comprar un coche, de la marca Land Rover, y aquí fue donde comenzó el ciberacoso, ya que pudo hacerse con el número de identificación, que es único, del vehículo en cuestión.

Imagen de archivo de un sistema de arranque electrónico. Unsplash
Debemos dar a conocer estas historias para concienciarnos acerca de los valores a erradicar de nuestra sociedad

Una vez en posesión de dicho número, el acosador pudo instalar una aplicación en el software del coche, la cuál pagaba religiosamente de manera mensual, que le permitiría, en última instancia, controlar el arranque y detención del vehículo, además de poder seguir sus movimientos, conociendo la situación exacta de la chica en todo momento. Se prevé que el juicio por este caso de ciberacoso comience el próximo mes de diciembre. En declaraciones de la mujer:

Lo que él hizo es despreciable y aún estoy intentando recomponerme de la violación y trauma que he experimentado. Estaba en shock y temí por mi vida cuando descubrí que me estaba acosando y tenía el control de mi vehículo.