Sé que muchos y muchas de vosotras pondréis el grito en el cielo con la palabra segundo, pero es la realidad, le pese a quien le pese. Huawei presentó el año pasado un competidor directo frente al Samsung Galaxy Fold. Nadie, ni medios de comunicación, ni usuarios ni, casi diría yo, los trabajadores de la compañía, hemos podido comprobar las supuestas bondades de ese primer dispositivo, con lo que la aparición de una segunda versión se antoja tan extraña como interesante.

La telefonía plegable de Huawei

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación norteamericano The Verge, hemos conocido cómo será el nuevo Huawei Mate Xs. Lo más destacable es el aspecto exterior del dispositivo, que continúa incidiendo en la idea que tiene la compañía china acerca de los teléfonos plegables. Ni conceptos como el Motorola Razr o el Samsung Galaxy Fold parecen ser del agrado de Huawei. La empresa asiática apuesta por una doble pantalla exterior, en este caso reforzada con una cuádruple capa y que pliega hacia fuera, y que utiliza tecnología OLED. Una de las partes del terminal mostrará unicamente la pantalla, mientras que la otra parte añadirá otros componentes.

Este terminal tiene complicado encontrar un hueco en la telefonía plegable actual

Esta barra lateral incluye los sensores de la cámara, que, tal y como explican en su página web, son aportados por Leica, incluyendo un sensor principal de 40 megapíxeles, un teleobjetivo, un ultra gran angular y un sensor de profundidad. La batería de 4.500 mAh, con capacidad de carga rápida de 55W, permite que el dispositivo alcance el 85% en 30 minutos. Un procesador Kirin 990, conectividad 5G, su propio sistema de refrigeración, 8Gb de memoria RAM y 512Gb de almacenamiento, completan un terminal que quizás llega un poco tarde, por un precio de 2.499 euros a partir del mes de marzo, al mercado de estos dispositivos plegables. Caro y tarde no suele ser buena combinación y menos si te llamas Huawei.