Si cuando decimos que éste no está siendo el año de Huawei, parece que no nos equivocamos ni una pizca. Si después de todo el embrollo, que nos ha traído de cabeza, entre la administración de Donald Trump y la compañía asiática, no nos hemos quedado satisfechos con nuestra ración de polémica, parece que un turbio asunto del pasado podría resurgir para volver a herir a una empresa que no anotará este año entre sus favoritos.

Una unión que podría ser letal

Esta mañana, en fecha de publicación del artículo, ha saltado la noticia y nadie nos esperábamos este giro de los acontecimientos. En este caso, gracias a la información que hemos podido obtener del prestigioso medio de comunicación The Washington Post, sabemos que Huawei colaboró con uno de los países que más recelos provocan en la comunidad internacional, Corea del Norte, para construir su red de conexión inalámbrica. Ciertos papeles, obtenidos por dicho medio, podrían ser una losa más que añadir a los problemas de la compañía con EEUU.

Mujer tomando una fotografía en la Plaza Kim Il-sung. The Washington Post
Ahora es Corea del Norte con quien se vincula a Huawei

Tal y como afirman en el medio de comunicación anteriormente mencionado, Huawei formó una alianza con una empresa china denominada Panda International Information Technology Co. Ltd., para participar en la construcción de la infraestructura coreana. Evidentemente, y a juzgar por la información obtenida, resulta complicado establecer el grado de inmersión de Huawei en dicho proyecto. Huawei ha tenido, obviamente, que salir al paso de esta información ya publicada y anunciar que, actualmente, no tienen ningún tipo de negocio en el país presidido por Kim Jong-un, aunque ha declinado a realizar ningún tipo de declaración, por el momento. Veremos si podemos profundizar en esta información, pero lo que parece claro es que a Huawei se le ha abierto otro frente y será difícil de cerrar.