Google trabaja al mismo tiempo en el desarrollo de varias Inteligencias Artificiales que pueden dejarnos fácilmente con la boca abierta. Hace unos meses comprobamos el buen avance de sus tecnologías al conocer que la IA de Google detecta antes el cáncer de mama que los humanos, noticia difícil de superar al tratar con temas de salud.

Aunque el ámbito al que se dedica AlphaStar es muy diferente, el último logro de la IA de DeepMind también es destacado al superar el trabajo de profesionales humanos. Todo ha estado centrado en unas partidas al videojuego Starcraft II, del que podemos afirmar que AlphaStar ya es un jugador experto.

AlphaStar vence a profesionales del Starcraft II

Los videojuegos se han convertido en la herramienta ideal para demostrar que el progreso de una IA es real. Así lo han pensado desde DeepMind, la empresa de Inteligencia Artifial que Google compró hace unos años. Bien contentos pueden estar los de la gran G con esta adquisición, ya que DeepMind acaba de demostrar todo el potencial de su sistema.

Como bien ha podido ver el público a través de retransmisiones en directo en YouTube y Twitch, AlphaStar, la IA desarrollada por la empresa, ha arrasado con los jugadores profesionales de Starcraft II al hacerse con la victoria durante diez partidas seguidas.

Estas victorias, todo un hito en la historia de la Inteligencia Artificial, fueron logradas contra dos personas auténticas expertas del juego. Uno de ellos, Grzegorz "MaNa" Komincz, manchó un poco el éxito de AlphaStar al vencer justo en la última ronda. En total, podríamos decir que la competición acabó con un 10-1 a favor de la IA.

Dario "TLO" Wünsch fue el otro jugador derrotado, aunque debemos destacar que se vio obligado a jugar con la raza Protoss en vez de Zerg, a la que él está acostumbrado, porque AlphaStar nunca había entrenado contra esta última. MaNA sí jugó con Zerg, aunque acabó sufriendo otras cinco derrotas seguidas de la misma forma que su compañero.

"La historia de la IA se ha caracterizado por una serie de victorias de referencia significativas en diferentes juegos", ha explicado David Silver, co-líder de investigación de DeepMind. Además, ha añadido que aún hay trabajo por hacer, pero que esta victoria supone un paso adelante a la hora de mostrar lo que realmente pueden hacer los sistemas de Inteligencia Artificial.

Starcraft II, un juego complicado para la IA

No es casualidad que DeepMind haya elegido el Starcraft II para probar el nivel de su IA, ya que estas partidas son más complicadas que otras con juegos de mesa como el ajedrez. En el caso de los videojuegos, los agentes de la tecnología no cuentan con toda la información al no poder predecir los movimientos de cada pieza que interviene en la partida.

La IA debía trabajar a la vez con múltiples tareas en tiempo real, pero, pese a contar con esa dificultad, el sistema no decepcionó en absoluto. Cabe destacar que Starcraft II ofrecía más complicaciones a la tecnología, ya que es un juego en el que el mapa se va desvelando poco a poco, AlphaStar no sabía lo que se encontraría a continuación.

La Inteligencia Artificial supo anteponerse en todo momento a las acciones de los profesionales, retirando sus piezas cuando estaban heridas y atacando al máximo a las figuras rivales. Tras comprobar su inteligencia, los expertos han descrito a AlphaStar como "fenomenal y sobrehumano".

AlphaStar es la IA de DeepMind que ha vencido a jugadores profesionales de Starcraft II. Vox

Según han reportado los responsables de la IA, la misma es especialmente buena en un aspecto llamado microgestión, es decir, la capacidad de controlar sus tropas de forma rápida y decisiva cuando se está desarrollando la batalla. En una de las ocasiones mostró "un control de la unidad fenomenal, simplemente algo que no se ve muy a menudo", según el comentarista Kevin "RotterdaM" van der Kooi.

La victoria de AlphaStar se origina en su red neuronal, que se encarga de recibir los datos a tratar por el videojuego. Al realizar el tratamiento, la IA manda una serie de instrucciones que se convierten en las acciones que vencen al rival. Además, en estas partidas AlphaStar jugó con 5 agentes que se dedicaban a diferentes tareas.

Tras vencer las diez primeras partidas, los responsables de DeepMind decidieron reducir las capacidades de su IA para equilibrarla más a las de los profesionales. Ese cambio fue clave, ya que permitió la única victoria de MaNa en toda la competición. Parece que solo las modificaciones de AlphaStar consiguen que los humanos nos acerquemos algo a sus enormes posibilidades.