Las nuevas tecnologías, tal y como ha venido ocurriendo con cada innovación se ha sido estandarizada en el mercado, ofrecen 2 caras, una positiva y otra negativa. Afortunadamente, siempre ha predominado el lado que nos ha permitido disfrutar de una mejor calidad de vida, pero lo cierto es que no hay que olvidar lo negativo de dichas mejoras.

En términos de la impresión 3D, una de las ramas de la tecnología que más desarrollo podrá tener en los próximos años, tiene cabida esta doble vertiente que hemos señalado en el apartado anterior. En el ámbito empresarial, mejorará exponencialmente la competitividad de las empresas, pero los problemas llegarán cuando cualquiera pueda hacer un uso indebido de la técnica.

Los archivos para fabricar armas en 3D han estado prohibidos en la red

Sí, se temía que llegaría un día en el que cualquiera podría realizar su propia arma gracias a unos planos conseguidos en la red. Tan solo habría que disponer de una impresora especial con capacidad para hacer en 3D cualquier boceto y unos archivos en los que da instrucciones al aparato sobre cómo producir el arma.

Hasta este momento, no era posible colgar en la red cualquier tipo de archivo que incitase la creación de un producto de estas características. Todo dependía, hasta hace unos días, de una decisión judicial. Ahora, tras un litigio que ha durado varios meses, el tribunal ha fallado a favor de la organización Defense Distributed, la cual defendía el uso de dichos archivos.

¿Qué consecuencias tendrá esta resolución tomada por el poder judicial en los próximos días? Según se puede leer en Engadget, cualquiera podrá utilizar en un buscador de Internet cómo producir en su propia casa un arma con capacidad para matar. ¿Estamos ante un problema que producirá efectos desde el próximo mes?

Un conflicto que cambiará las reglas del comercio de armas

Las armerías serán las primeras en sufrir los estragos que supone esta decisión. Cualquiera podrá disfrutar de archivos donde están los códigos necesarios para imprimir un arma gracias a una impresora 3D. ¿Quién adquiriría una por valor de cientos o miles de dólares sabiendo que por unos pocos euros puede disfrutar de una configuración igual de efectiva?

Compartir archivos para imprimir armas en 3D será legal próximamente. The Objective

El litigio comenzó cuando en 2013 el Departamento de Estado de los Estados Unidos decidió interponer una demanda contra el comercio aparentemente ilícito de planos para fabricación de armas caseras. Tras la instrucción, el órgano jurisdiccional decidió paralizar esta práctica hasta la resolución de un caso que ha tenido lugar hace unos días.

El tribunal ha fallado en favor de la organización Defense Distributed

El fallo ha determinado que no se produce una infracción que no respete el Reglamento de Tráfico Internacional de Armas (ITAR), el marco legislativo que se encarga de interceder en un mercado que mueve cada año miles de millones de dólares solo en Estados Unidos.

Ahora bien, ¿fue una decisión acertada el hecho de retinar la información presente en los archivos teniendo en cuenta que ya llevaban en la red unos cuantos días? Es importante recordar, tal y como se puede leer en el medio citado, que dichos datos ya habían sido descargados más de 100.000 veces, lo cual muestra del interés que suscitó esta nueva forma de acceder a armas sin permisos.

Cómo y cuándo se podrá descargar material para fabricar armas

El día clave para tener en consideración la descarga lícita de archivos para la fabricación de armas será el próximo 1 de agosto, momento en el que vencerá el plazo para la resolución de cualquier recurso interpuesto en los próximos días. Desde ese momento, Cody Wilson, fundador de la página web que fue denunciada, tiene intención de reflotar DEFCAD.

Tal y como se puede observar en la imagen anterior, un arma de estas características puede ofrecer un desempeño que ofrezca un resultado parecido al de las convencionales de metal. Por este motivo, es muy peligroso contar con un producto de este calibre sin necesidad de permisos ni licencias.

El próximo 1 de agosto volverá a operar la principal plataforma intervenida

El problema, de hecho, tendrá su repercusión en muchos más países en los próximos años. En Estados Unidos ha sido un tema de actualidad por la cultura armamentística que siempre ha imperado, pero en aquellos lugares en los que no es común contar con armas de juego en casa, esto podría derivar en una lucha encarnizada para prohibir su filtración en la red.

Habrá que esperar, por tanto, qué es lo que ocurre durante las semanas siguientes a la apertura de nuevas plataformas como DEFCAD. ¿Veremos en otros mercados problemas legales o estamos ante una estandarización de archivos para la fabricación de nuestros propios medios de defensa?