Las redes sociales han cambiado el modo en el que nos relacionamos. La interacción con nuestro entorno ahora implica tener un perfil determinado en nuestra identidad digital, algo que ha cambiado de forma drástica el modo en que nos relacionamos con los demás. Muchas son las ventajas de estas plataformas, pero lo cierto es que hay una parte un tanto negativa.

La figura influencer está provocando que las empresas más destacadas del sector estén apostando por soluciones drásticas con el objetivo de que parte de los usuarios se den cuenta de que no todo lo que se muestra es idílico. La potencial desaparición del contador de likes es la principal estrategia que podría tener lugar a lo largo de las próximas actualizaciones.

Los influencers son un centro de operaciones del mercado de la promoción

El fenómeno del colectivo más influyente en la sociedad o en un determinado grupo de personas está provocando que las marcas estén incrementando su apuesta por esta nueva forma de promoción. La generación de mayores inversiones es lo que está provocando que cada vez existan programas más reales diseñados, principalmente, para competir con estos usuarios con miles y miles de seguidores.

La inteligencia artificial aplicada a esta tecnología se está convirtiendo en una herramienta esencial para entender cómo funciona el universo de las redes sociales. Las principales plataformas del mercado, tales como Instagram o Facebook, están viendo cómo cada vez hay más perfiles en los que se muestran ilustraciones virtuales con forma de personas.

El mejor ejemplo de ello nos lo muestra Lil Miquela, una joven que, en realidad, no existe. Pese a ello, su perfil ya supera el millón de followers, lo cual ilustra cómo un nuevo fenómeno está a punto de convertirse en lo más demandado por el público. Veamos cómo ha sido este experimento social y qué puede determinar a lo largo de los próximos años.

Unstagramers de carne y hueso, preparaos para una nueva etapa

Lil Miquela, aparentemente un ser humano más, es el producto de una tecnología digital en busca de un objetivo; suplantar algunas de las escenas míticas que son reconocidas a una buena parte de influencers. De esta forma, ‘poniendo morritos’ o apareciendo con animales de lo más cuquis son algunas de las instantáneas que más likes han tenido de todo su repertorio.

En términos estéticos, lo cierto es que cuenta con una imagen que pasa completamente desapercibida en un primer vistazo. Únicamente observando con más ahínco uno/a puede darse cuenta de que no se trata de una persona, sino más bien, de **un ser creado por un programa de edición**. Aun así, ¿por qué la historia de nuestra protagonista puede marcar una época?

Este robot no desveló su cara oculta hasta generar un gran debate en la sociedad

Para entender el fenómeno Lil Miquela hay que remontarse al mes de abril de 2016. Por aquellas fechas, una ingeniería computacional consiguió crear un rostro que permitía hacer **dudar a la mayoría de las personas** sobre su nivel de realidad. Esto provocó que durante un tiempo, todo tipo de especulaciones surgiesen a medida que se iban publicando las primeras imágenes.

Tras toda una serie de instantáneas subidas a la red social por excelencia hoy día, se decidió informar y destapar la noticia; no se trataba de una persona real. Hasta aquel instante, los rumores llegaron a apuntar que **se trataba de una campaña promocional** de la última expansión de la saga Los Sims, tal y como se puede leer en [The Verge](https://www.theverge.com/2019/1/30/18200509/ai-virtual-creators-lil-miquela-instagram-artificial-intelligence).

##Un crecimiento que ha desarrollado otras muchas facetas de Lil Miquela

Lo que comenzó como un simple proyecto social ha derivado en todo un poder de influencia a nivel global. En la red social del _postureo_ por excelencia, ha sido objeto de contratos de patrocinio a gran escala, llegando a **promocionar productos de destacadas marcas de múltiples sectores**. Ahora bien, ¿qué es lo que verdaderamente ha generado esta artista?

El mundo de la música y la lucha por las libertades son algunos de los ejes sobre los que gira su influencia en la actualidad. Una de las canciones que interpretaba llegó a **copar los primeros puestos en plataformas** como Spotify. Además, ha sido bandera de algunos de los movimientos sociales más destacados en términos de igualdad.

Este primer personaje no es el único presente en las redes sociales. Un buen ejemplo de ello es [@shudu.gram](https://www.instagram.com/shudu.gram), otra _influencer_ virtual que va **camino de los 200.000 seguidores**. ¡Estamos ante una oleada de máquinas basadas en la ingeniería artificial!