Si ya entiendo lo justo de informática clásica, algo conozco ya que si no, no estaría redactando artículos en esta página web. Sin embargo, la informática tiene uno de los retos más grandes de su historia y el villano final se denomina ordenador cuántico. Poder construir un equipo de esas características trae de cabezas a gigantes del sector como IBM o Google.

Noticias desde Maryland

Bajo el nombre de IonQ se encuentra una de las compañías más prometedoras en materia de informática cuántica de la actualidad. En la información que hemos podido obtener del medio de comunicación tecnológico Gizmodo, se nos habla del gran avance que han logrado en la compañía. IonQ asegura que puede construir un ordenador de 160 qubits, que sería el equivalente de los bits tradicionales, aunque solo 79 qubits podrían realizar operaciones. Además, estas operaciones estarían en un porcentaje de fiabilidad cercano al 100%, aunque con algunos resultados inesperados en ocasiones.

Imagen de una de las piezas de IBM para su ordenador cuántico. Medium
Los qubits son la piedra central de la informática cuántica

El concepto de qubit, que para profanos en la materia como yo nos suena a chino mandarín, es la base de la informática cuántica. El verdadero reto a la hora de construir un ordenador de este tipo es que los qubits pierden su naturaleza cuántica rápidamente. Para explicarlo de una manera sencilla, si el sistema de bits se compone de ceros y unos, el sistema de qubits, a la hora de realizar cualquier cálculo, está compuesto de un poco de cero y un poco de uno e, incluso, pueden entrelazarse, formando estados mixtos que dificultarían más su concepción.

La física cuántica sigue siendo un misterio para la mayoría de científicos

Quizás nuestra era aún no esté preparada para la llegada de la informática cuántica, de hecho no estamos preparados aún para comprender en profundidad la física cuántica, aunque los avances que se están consiguiendo sí que sirven para establecer unas bases que seguro, en el futuro, serán las que posibiliten acciones, operaciones e interpretaciones de la informática que no habríamos podido imaginar.