Las redes sociales se han convertido en una parte fundamental para entender la sociedad del día de hoy. Al ser elementos tan importantes en todo lo que acontece a nuestro alrededor, se han convertido en instrumentos de influencia. La elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos o el Brexit son algunos de los ejemplos que mejor explican este poder.

Conscientes de esta nueva situación, las principales plataformas tomaron una decisión en referencia a la desinformación. Las conocidas como fake news es algo muy difícil de atajar. Sin embargo, ya se están llevando a cabo las primeras medidas para penalizar este tipo de contenido. Aun así, hay uno en particular que está generando una controversia particular.

Facebook penalizará las búsquedas relacionadas con los grupos antivacunas

Según se ha podido saber mediante un comunicado por parte de [Facebook]https://newsroom.fb.com/news/2019/03/combatting-vaccine-misinformation/), de ahora en adelante se va a realizar un especial énfasis a todo lo relacionado con las mentiras y bulos que acontecen en materia saludable. Tal y como era de esperar, pronto ha sido atajado el principal motivo de disputa; Las vacunas y la nueva moda que se suscita en referencia a esta práctica.

En la red existen millones de búsquedas relacionadas con los efectos que, contrastados o no, podrían llegar a producir sobre las personas que se someten a las vacunas. ¿Qué ha decidido Facebook? Al estar dentro de la categoría de desinformación, se penalizará este tipo de noticias e informaciones al considerarse que no se aproxima a resultados verídicos o testados científicamente.

Veamos, por tanto, cuál es la nueva situación a la que se enfrentan este tipo de noticias. ¿Provocará esta medida una reducción en el número de defensores de esta corriente? En los últimos años, las políticas antivacunas se han incrementado de forma exponencial, debido, en parte, por los múltiples resultados de búsqueda existentes en la red.

Una demanda para no contribuir a popularizar un problema

Según se destaca en el comunicado ofrecido por la compañía, se reducirá el ranking de cuentas que incluyan desinformación relacionada con las vacunas tanto en su feed de noticias como en las búsquedas. De esta forma, se busca limitar la proliferación de esta información con el objetivo de no contribuir a esta corriente de opinión.

Las redes sociales se han convertido en un instrumento de información y de desinformación. ChapinTV

La ausencia de pruebas contrastadas es lo que ha llevado a ambas redes sociales, Facebook e Instagram, a tomar esta decisión. De hecho, se ha confirmado que algunas cuentas relacionadas serán eliminadas con el objetivo de mitigar los efectos de difusión que pudiesen tener a través de las personas suscritas. Ahora bien, ¿será suficiente para parar esta nueva tendencia?

La política contra la desinformación será más tratada en la red social Instagram

De hecho, en Instagram se espera que se realice un especial énfasis para combatir a este tipo de perfiles. Tanto es así que se comenzará a compartir información educativa sobre vacunas para orientar a aquellas personas que hayan recibido desinformación proveniente de este tipo de canales. Para ello, contará con información de los siguientes organismos internacionales.

Para conocer qué personas se han podido ver influidas de forma notoria, se recurrirá a las bases de datos que están en poder de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CCPEEU en sus siglas en inglés). De esta forma, se podrá contactar directamente con personas que hayan podido haber sido influenciadas.

Un problema que se ha extendido en todo el mundo

Enfermedades que parecían estar erradicadas han vuelto a aparecer a raíz de este tipo de prácticas. La falta de inmunidad en niños frente a problemas infecciosos está provocando un incremento de atenciones médicas, lo cual deriva en un mayor riesgo sanitario y un aumento en el gasto público. Esta medida, por tanto, tiene efectos colaterales.

Las redes sociales se han convertido en una nueva forma de recibir información. Andro4all

El debate está encima de la mesa desde hace unos pocos años. Las propias redes sociales se han convertido en un instrumento de popularización de este tipo de bulos y noticias sin bagaje probatorio. Esta nueva política permitirá, por tanto, reducir el riesgo de estandarización de una tendencia que puede ser muy peligrosa si continúa su tendencia creciente.

Las redes sociales son un instrumento para popularizar la desinformación

No contribuir con el desarrollo de estas teorías conspirativas ayudará a reducir el ritmo de crecimiento de esta corriente. En una época en la que desinformación está boca de todos, plataformas como Facebook o Instagram, entre otras, deben actuar para reducir el riesgo de propagación de mentiras y bulos.

Desde Urban Tecno reiteramos el consejo que siempre intentamos inculcar; es necesario recurrir a varias fuentes fiables para comprobar la veracidad de la información proporcionada por los medios de comunicación.