No es ningún secreto que Facebook se encuentra en horas bajas. De hecho, hemos visto algo que nos parecía imposible hasta la fecha: al CEO de una gran empresa tecnológica acudiendo al senado de Estados Unidos para explicar cuestiones relativas a la privacidad y la gestión de la información de Facebook. Puede que sus respuestas hayan tranquilizado a algunos, pero otros seguimos viendo lagunas de las que Zuckerberg se escapó airoso.

Ya lo dice el refrán: "Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…"

No obstante el escándalo de Cambridge Analytica ha conseguido que el movimiento #DeleteFacebook nazca y crezca imparable, logrando que muchos usuarios se atrevan a desvincularse de la red social más vetusta, trasladando su actividad 2.0 a otras plataformas como Twitter o Instagram, que ven cómo crecen sus usuarios con cuentagotas.

Instagram será un lugar mucho más seguro. TechCrunch

Podría decirse que el emporio de Mark Zuckerberg es tan grande que no es de extrañar que con sus plataformas se cumpla la ley de los vasos comunicantes. Esto es, que mientras el vaso de Facebook se vacía, no se sabe muy bien si por ignorancia o dependencia, algunos de esos usuarios cambian Facebook por Instagram, otra red propiedad de Zuckerberg como la app de mensajería más popular del planeta, WhatsApp.

Lo que está claro es que Mark Zuckerberg está aprendiendo mucho de esta valiosa lección y de esta experiencia sacaremos algo bueno todos, simple y llanamente porque aunque Facebook siga monetizando su plataforma con los datos de los usuarios y la publicidad segmentada, va a incorporar herramientas que aumenten el control y la transparencia.

Adelantándose a una futura debacle en Instagram, TechCrunch se ha hecho eco de una nueva función que permita descargar a sus usuarios una copia de todo lo que hayan compartido, algo que ya existe en Facebook. Esta herramienta ayudaría a los usuarios de Instagram a monitorizar cuánta información han subido a la plataforma.

La Comisión Europea se ha propuesto proteger el ‘derecho al olvido’ también en las redes sociales. Bandt

Pero no es la única razón para hacerlo. Zuckerberg quiere evitar más problemas implementando esta función para asegurarse de que cumple la próxima ley de privacidad de datos europea, la GDPR o la Ley General de Protección de datos, que requerirá que todos los datos sean portables.

Asimismo, esta nueva normativa requerirá a las compañías que borren los datos de los usuarios si es que estos lo solicitan. Mark Zuckerberg confirmó durante su comparecencia en el Senado que cumplirían esta ley de forma global, no solo en territorio europeo.

Preguntados por The Verge, los portavoces de Instagram han declarado:

Estamos construyendo una nueva herramienta de potabilidad de datos. Pronto serás capaz de descargar una copia de lo que has compartido en Instagram, incluyendo tus fotos, vídeos y mensajes.

No tendremos que esperar mucho para que esta herramienta sea una realidad, si bien la ley entrará en vigor el próximo 25 de mayo, como leemos en Reuters.