Pese a las múltiples mejoras realizadas en el campo de la salud, el cáncer continúa siendo una de las enfermedades más mortíferas para el ser humano. La detección precoz de esta anomalía puede ser vital para la curación, ya que la inclusión de un tratamiento con anterioridad puede contribuir a una recuperación mucho más efectiva.

En los últimos años, a las principales compañías que se encargan del estudio de estas enfermedades, se han adherido al sector un cúmulo de nuevas empresas del mundo tecnológico. En este sentido, Google se ha posicionado como uno de los gigantes en materia de innovación en la rama de la salud. El mejor ejemplo de ello es la última tecnología desarrollada para combatir el cáncer.

Alphabet está investigando cómo detectar el cáncer precozmente

Entre los múltiples tumores que pueden tener un desarrollo en el organismo, el de mama es uno de los que pueden tener una mayor incidencia, sobre todo en el sexo femenino. Ahora, gracias a las inversiones realizadas por la subsidiaria de Alphabet, se podría haber conseguido una nueva solución más eficiente que la que actualmente se está implementando.

Al parecer, la inteligencia artificial que está siendo desarrollada por Google podría tener una eficiencia que se situaría en torno al 99%, un dato que mejoraría la detección por parte del ser humano. ¿Quién iba a imaginar hace solo unos años que esta tecnología llegaría de la mano de la firma de Mountain View?

Es pronto para que entre en acción en los centros médicos, pero los avances que están produciéndose en esta materia podrían hacer posible su llegada en los próximos años. No obstante, es necesario ser prudente al respecto, ya que estamos ante una solución que se está desarrollando con el objetivo de ser mucho más eficiente que el procedimiento actual.

Una inteligencia artificial basada en el autoaprendizaje

La compañía californiana ha conseguido, según se puede leer en su propio blog, una eficiencia de la práctica totalidad en las primeras pruebas realizadas. De confirmarse estos resultados en las pruebas posteriores, estamos frente a la que quizás se convierta en la mejor herramienta para detectar precozmente un potencial tumor. Ahora bien, ¿en qué se ha especializado este sistema?

La inteligencia artificial de Google está orientándose hacia el campo de la salud. Engadget

La obtención de dichos resultados se ha producido al comparar diferentes diapositivas de casos en los que sí había una tumoración. Tras la realización de una gran cantidad de contrastes, se ha podido lograr una efectividad superior a la del ojo humano en la detección del cáncer de mama. Como es lógico, esto podría tener numerosas implicaciones en el futuro con las demás tipologías de cáncer existentes.

Al fin y al cabo, la detección precoz de esta enfermedad puede resultar vital para salvar a una persona. En este caso, el centro de la investigación ha tenido un especial enfoque sobre el análisis metastásico, una de las etapas en las que el tumor se expande por el organismo. Este algoritmo, denominado ‘Asistente de nodo linfático’ (LYNA en sus siglas en inglés), abre una nueva vía en la investigación.

De igual manera, se ha podido descubrir que este sistema permite la realización del diagnóstico en tan solo 30 segundos, un tiempo que reduce a la mitad el tiempo necesario para el ser humano. La celeridad de las consultas, en este sentido, también experimentarán una reducción del tiempo necesario, lo que podría reducir las colas para requerir los servicios médicos.

Un especial énfasis en las metástasis extremadamente pequeñas

En la actualidad, los medios disponibles en el ámbito de la detección de tumores son mucho más eficientes que las herramientas de que disponían hace solo unos pocos años. Aun así, el personal médico es el que tiene la última palabra para determinar qué tratamiento debe realizarse para curar o controlar una dolencia de estas características.

Google ya ha conseguido ser más eficiente que el ser humano en la detección de procesos metatásticos. Google

Google afirma que esta tecnología está especialmente desarrollada con el objetivo de reducir el número de metástasis, la principal causa mortal relacionada con el desarrollo de un cáncer. De hecho, esta innovación permite detectar micro metástasis que no serían apreciables para el ojo humano.

Esta solución podría tener mercado en los próximos meses en la rama de la salud

Así pues, esta herramienta sí está legitimada para ofrecer, en los próximos años, mayores porcentajes de supervivencia en casos relacionados con una de las enfermedades que más muertes causa cada año. ¿Estamos ante una nueva era en la investigación médica? La detección se ha convertido, sin dudas, en el foco para garantizar una cura.

A lo largo de los próximos meses se efectuarán nuevos estudios para determinar la idoneidad de esta tecnología en intervenciones reales. Al principio, servirá como herramienta adicional, pero en un tiempo podría establecerse como el diagnóstico más destacado existente a la hora de determinar si una persona podría sufrir, en un futuro, este problema.