Seguro que en más de una ocasión te has preguntado por qué hay parrafadas muy densas cuando se quiere descargar algún archivo o registrarse en una determinada página web. ¿Por qué es tan importante dar nuestro consentimiento ante terceros? La privacidad en la red es uno de los problemas que más tensiones está generando por el trato posterior de la información.

Cuando ofrecemos información personal sobre nosotros, no nos resulta extraño acabar dándose al botón Aceptar tras bajar rápidamente información que muy pocas veces hemos leído en esta vida. El vocabulario técnico basado en el ámbito jurídico y la poca paciencia por contar con los recursos que tendremos después nos hace obviar los términos y condiciones de uso o descarga.

EL autoaprendizaje es una de las premisas de la inteligencia artificial

Por este motivo, una nueva inteligencia artificial podría estar a punto de realizar todo este proceso por nosotros en un instante, ofreciéndonos todos lo necesario para alertarnos de cualquier problema que pudiera esconder en cada una de las líneas. ¿Cómo funciona esta tecnología? Como es lógico, el autoaprendizaje ha sido su principal virtud para adquirir notoriedad en la red.

Aceptar las condiciones busca, principalmente, cubrir a las empresas en una hipotética demanda por haber infringido la privacidad del usuario. Al ofrecer este beneplácito a las compañías, estas se aseguran que pueden almacenar los datos. Ahora bien, ¿y si se incluyese una cláusula o derecho que fuese más allá de lo común?

Es aquí donde tendría sentido esta solución basada en inteligencia artificial. Este producto permitiría al usuario poder detectar cualquier anomalía que pudiese poner en peligro su seguridad en la red. Por ello, pasemos a comprobar cómo funciona y por qué podría tener mucho futuro en el tratamiento de la privacidad de cualquiera de nosotros.

Claudette, así se denomina el chivato de la privacidad

La Organización Europea de Consumidores (BEUC) e investigadores del Instituto Universitario Europeo en Florencia, Italia, han sido los que han dado vida a uno de los proyectos más importantes que se han creado en aras de mejorar la privacidad en la red. Según se puede leer en Fortune, ya ha sido probada por compañías como Google o Facebook con resultados llamativos.

La privacidad en Facebook vivió con Cambridge Analytica uno de sus peores momentos. TVenlacalle.com

Haciendo referencia al continente en el que se ha gestado esta tecnología, se ha probado en base a la normativa presente en Europa en relación a la privacidad en la red. De este modo, compañías como Apple, Facebook o Google han servido de base para aportar una primera base a Claudette.

Las políticas de condiciones de uso no son claras en la mayoría de los casos

El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea (UE) es la clave para entender cómo cada empresa ha adaptado a su casuística para protegerse de cualquier problema de privacidad que le deje en una mala posición frente al usuario. De hecho, esta tecnología artificial detectó que apenas había una guía completamente compatible entre todas ellas.

Esto, por tanto, llevó a los investigadores a una conclusión. Al parecer, el objetivo primordial de las compañías es que no te pares a ver qué ocurre si te decantas finalmente por acceder al sitio o descargar el producto que deseas. Quizás, si parases un momento y leyeses las condiciones, no entrarías por creer que están violando tu privacidad.

Allá va la lista de las tecnológicas que incumplen la GDPR

La política de privacidad se ha visto afectada en los últimos años por una serie de escándalos. La filtración de datos masiva, tolerado por el consumidor al aceptarlas cuando se accede a un determinado servicio, no ha hecho más que poner en el candelero un problema del siglo XXI. ¿Cuáles son las compañías que están incumpliendo la normativa en Europa?

Han creado una inteligencia artificial que evalúa las condiciones de uso. Rodexo

Según se puede leer en el citado portal, de las compañías analizadas, Google, Facebook, Amazon, Apple, Microsoft, WhatsApp, Twitter, Uber, AirBnB, Booking.com, Skyscanner, Netflix, Steam y Epic Games, se habrían beneficiado de la estrategia basada en la interposición de condiciones de uso difíciles de leer.

Claudette, en los próximos años, podría facilitar el descubrimiento de muchas más compañías que no estarían cumpliendo con la normativa en materia de privacidad. Al fin y al cabo, las sanciones serían un instrumento con el que se podrían recaudar miles de millones de euros con solo detectar malas prácticas en este sentido.