Es verdad que hemos avanzado de una manera espectacular en el último siglo, estoy hablando de los 19 años que llevamos de siglo XXI, en materia de tecnología y todo lo relacionado con la misma. En esta ocasión, y van miles, la medicina y la salud son las grandes beneficiadas de los avances que científicos e investigadores consiguen en sus laboratorios.

Inteligencia artificial para salvar vidas

La detección prematura de una de las grandes enfermedades de la historia, el cáncer, es la clave para que los pacientes, cada día más, logren superarla con éxito. En este caso, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación MIT CSAIL, una división del famoso Instituto Tecnológico de Massachusetts, sabemos que un equipo de investigadores de dicho centro han creado un modelo predictivo, a partir de una mamografía, para conocer si una persona podría desarrollar un cáncer de mama en un futuro.

La IA puede conseguir salvar muchas vidas. Csail
Nadie negará que utilizar la inteligencia artificial para estos fines es un avance en nuestra evolución

Una de las participantes en la investigación, una profesora del MIT llamada Regina Barzilay, que también tuvo la desgracia de pasar por un cáncer de mama, asegura que este tipo de modelos deberían servir para que los médicos, en un futuro no demasiado lejano, puedan realizar diagnósticos de prevención personalizados. A pesar de que los resultados aún distan mucho de acercarse a un vaticinio sin errores, Constance Lehman, profesor de radiología en Harvard, asegura que:

El apoyo en la comunidad médica a los diagnósticos basados en el riesgo, en lugar de diagnósticos basados en la edad, en las estrategias de revisiones y chequeos ha sido bajo, porque no existían herramientas de valoración de riesgos que funcionasen en mujeres de manera individual, hasta ahora.