La idea de que la tecnología debe unir y sembrar conciencia en todos nosotros es tan antigua como lo son los primeros dispositivos electrónicos. Toda creación del hombre, al menos la teoría así lo dictamina, debería servir para nobles propósitos. En este caso, bajo el paraguas del reciclaje de dispositivos antiguos, sin uso aparente, las autoridades japonesas parecen haber encontrado un filón para fabricar las próximas medallas olímpicas.

Medallas olímpicas con sobras digitales

La noticia ya viene de lejos, en concreto podemos encontrar un articulo allá por el año 2016 del medio de comunicación Nikkei Asian Review, donde se exponía la idea de que los organizadores de los próximos Juegos Olímpicos de 2020 querían convertir dispositivos en desuso en medallas, sobre todo debido a la escasez de recursos naturales del país asiático. En las últimas horas, en la información que hemos podido leer en el medio de comunicación The Verge, hemos conocido que el proyecto ha llegado a buen puerto y, finalmente, las medallas, su composición, serán integramente creadas con tecnología obsoleta.

El reciclaje de dispositivos puede llegar a los Juegos Olímpicos. Themocracy
La falta de recursos y la ingente cantidad de aparatos tecnológicos ha propiciado este proyecto

Tal y como apuntan desde el medio de comunicación anteriormente mencionado, se han donado más de cinco millones de dispositivos, en este caso han sido teléfonos móviles. Esto implica que se están cumpliendo los objetivos de extracción de materiales. En total, han sido 2.700 kilogramos de bronce los recogidos, ya en junio del año pasado. Según los últimos datos, de octubre de 2018, se había recolectado un 93% del objetivo de oro, que se situaba en los 30.300 kilogramos, mientras que se había recogido un 85% de plata, de los 4.100 kilogramos fijados como meta. Así que, ya sabes que las próximas medallas de los mejores deportistas del mundo tendrán acento tecnológico, gracias a las donaciones de miles de japoneses.