¿Quieres dejar de decir palabrotas de una jod* vez? Cuesta mucho deshacerse de un hábito y más cuando nos produce tanta satisfacción y desahogo como un buen taco dicho en el momento adecuado. Pero, ¿cómo quitarte esa fea costumbre? No, lavar tu sucia boca con jabón como te amenazaba tu madre no va a ir más allá del plano retórico: siempre podremos usar viejos métodos adaptados a los nuevos tiempos.

O lo que es lo mismo, poner una hucha y comprometerte a echar algo de dinero cada vez que tu malhablada boca suelte un taco. Ya verás qué rápido aprendes cuando dejes tu cartera vacía. Eso sí, tienes que poner de tu parte el compromiso de hacerlo.

Cómprate esta maldita jarra inteligente y deja de blasfemar

O no, porque la tecnología está para hacernos todo más fácil: descubre JarGone, la hucha inteligente. No es que te sustraiga el dinero de la cuenta, que sería muy efectivo también, sino que integra reconocimiento de voz como Siri, Alexa de Amazon Echo o Google Home con un solo objetivo: convertirte en una persona más civilizada.

Para que nos entendamos, JarGone es una hucha que está siempre alerta, acechando para llamar tu atención cuando digas una palabra malsonante. Algo así como tu padre, pero sin colleja después.

¿Cómo funciona JarGone?

Bryan Rogers, creador de JarGone, explica su funcionamiento a Digital Trends:

Como su inspiración, el propósito de la jarra es limpiar el lenguaje a su alrededor. Pero a diferencia del método tradicional, donde los usuarios echan monedas tras blasfemar, nuestro dispositivo lo detecta automáticamente gracias al reconocimiento de voz de una serie de palabras clave

JarGone es mucho más que una hucha: se trata de un dispositivo inteligente que funciona de forma conjunta con nuestro móvil. Solo hay que sincronizarlo vía Bluetooth e instalar la app. Precisamente será desde la aplicación donde podremos introducir las palabras prohibidas. Ojo, que lo mismo pueden ser palabrotas que el nombre de tu ex.

Si alguien usa esas palabras clave en una conversación cerca del rango de audición del dispositivo, JarGone emitirá una alarma y aparecerá una luz roja. Es momento de echar algo a la hucha. En realidad tiene truco: bastará un suave golpe para calmarla para que todo vuelva a la normalidad.

El hablar mal, se va a acabar con JarGone. KickStarter

Puedes llevarte JarGone a cualquier sitio gracias a su batería recargable: a clase, la oficina, la cocina, un estadio de fútbol… ¡diversión asegurada! Aunque no está claro si la gente estará a favor de contribuir a la causa de lograr un lenguaje más apto para todos los públicos.

Como en tantas otras cosas, Rogers explica que este invento surgió cuando estaba en la oficina a partir de la mítica frase "habría que hacer algo", cuando oyeron a alguien blasfemar a lo grande.

La acogida de JarGone no ha podido ser mejor: los profesores lo quieren en clase para evitar el bullying, pero también para errores comunes en el lenguaje. Incluso puede usarse para limitar el lenguaje machista.

Si tú también quieres hacerte con él, aprovecha porque este interesante proyecto se encuentra en fase de financiación Kickstarter por solo 35 dólares, un precio muy pequeño para mejorar tu forma de expresarte. Recuerda que al final de tu proceso correctivo, ese dinero puedes gastártelo en lo que quieras. Como por ejemplo, irte de vacaciones: hablar mal nunca te había dado tantas satisfacciones.