Suelo escuchar muchos podcast a lo largo de la semana, la mayoría con acento tecnológico, y últimamente empiezo a oír una opinión generalizada acerca de cómo la telefonía móvil está llegando a un punto límite, donde las innovaciones y las nuevas funcionalidades serán cada vez más escasas en el tiempo. Cada vez que lo escucho me enervo un poco más. Creo, firmemente, que no hemos arañado la superficie de todo lo que podremos hacer de aquí a los próximos diez años. El artículo de hoy es un ejemplo de lo equivocadas de las predicciones pesimistas.

Doblando voy, doblando vengo

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación Fossybytes, hemos conocido la existencia de una compañía denominada Jenax. A pesar de que aún no ubiquemos a esta empresa en el panorama internacional, parece que están realizando avances en el campo de las baterías, siendo su gran novedad la apuesta por la flexibilidad de las mismas y la combinación de distintos materiales para conseguir el resultado deseado. Tal y como puedes observar en el vídeo que te dejo bajo estas líneas, esta firma tecnológica he creado una batería con propiedades realmente interesantes.

El componente principal es el ion de litio

Si te preguntas qué aplicaciones puede tener una batería de este tipo, podría citarte la inclusión de la misma en wearables, ropa conectada, robots, dispositivos médicos o, como habrás pensado en un primer momento, en teléfonos móviles. Los grandes beneficios que aporta la utilización de las baterías de Jenax se podrían resumir, en primer lugar, su capacidad para adaptarse a distintos productos, en su flexibilidad, en su rendimiento en comparación con las baterías clásicas y en la seguridad que aportan. Dicho esto, habrá que ver si los fabricantes confían en la compañía y empiezan a incluir este tipo de baterías en sus futuros productos.