Desde hace muchos años, el mercado de las 2 ruedas ha ido ampliando el espectro en relación con el diseño. Esto es una costumbre debido, principalmente, al mayor y más amplio mercado, el cual permite satisfacer un mayor número de necesidades. Esto, no obstante, resta posibilidad de centrarse en la producción a un fabricante en particular. ¿Imaginas a KTM produciendo una scooter?

Existen múltiples diferencias entre un estilo de motocicleta y otro. Incluso a igualdad de potencia. ¿Es un mismo una scooter que una motocicleta de carretera? Las diferencias, en todos los sentidos, son abismales. Ahora bien, ¿podría haber un criterio intermedio entre unas y otras alternativas? El fabricante mencionado un poco más arriba podría tener la respuesta.

Este modelo conceptual incluye novedades de diverso calado para convertirse en un híbrido

De hecho, esto podría ser posible debido, fundamentalmente, a la disposición de una mecánica eléctrica. ¿Cómo es posible este juego de distribuciones, mecánicas y acabados? Un motor eléctrico es mucho más sencillo que uno de combustión interna. Algo parecido ocurre con los equipos de baterías, los cuales se pueden instalar en áreas concretas para mejorar la eficiencia.

Si agregamos este tipo de variables, se puede obtener la creación de un nuevo nicho de mercado que se encuentre a mitad entre un scooter y una motocicleta convencional. KTM, siguiendo estos movimientos, acaba de hacer público un primer boceto sobre este curioso prototipo híbrido. ¿Cuáles son las principales novedades que habría en un modelo que destacarías por su imagen diferencial?

Veamos, con más detalle, en qué consisten las principales modificaciones, por qué se trata de un diseño que podría verse en más ocasiones a lo largo de los próximos meses y, por supuesto, cómo ha conseguido KTM la disposición de una estética de estas características. Es más, ¿imaginabas ver algún día a un fabricante tan característico en un mercado como el próximo al scooter?

Una modelo eléctrico para impulsar las mecánicas eléctricas

Tal y como se puede observar en la imagen que se ofrece a continuar, las forma son consecuencia de la disposición de un bloque de baterías y motor que se sitúan en la parte baja de la motocicleta o scooter, según se prefiera denominar a este curioso modelo eléctrico. Aun así, cabe destacar que no se trata del primer modelo sin emisiones que muestra KTM. La Freeride E-XC 2018 es un ejemplo.

KTM ya está investigando cómo acceder al mercado eléctrico con una motocicleta. Electrek

EMotion, que es como así se llama esta primera aproximación, ha llegado para acercar un nuevo estilo de motocicleta a nuestras calles. Pese a su estética tan radical, lo cierto es que en el interior del cuadro se esconde un motor eléctrico que está pensado para generar hasta un máximo de 10 kW. En su conjunto, habrá un total de 3 versiones diferentes.

KTM podría estar pensando en un híbrido entre scooter y motocicleta eléctrico

El boceto inicial está producido por Kiska Design Studio, pero está especialmente relacionado con lo que podría haber pensado KTM a la hora de ofrecer un producto revolucionario que fuese al compás de una mecánica, también, revolucionaria. Es, precisamente, la sencillez de esta modalidad, lo que ha permitido la disposición de un diseño tan peculiar y diferencial en el mercado.

Según se puede leer en el portal Electrek, la compañía ya presentó en 2013, en el Salón del Automóvil de Tokio, una primera aproximación sobre este nuevo referente. Su nombre, por aquel entonces, era KTM E-Speed. Teniendo en cuenta el desarrollo estético tan avanzado, ¿cuándo podría llegar al mercado?

Una propuesta que se hará esperar en la industria

KTM es un fabricante que siempre ha apostado por la producción de motocicletas en los mismos mercados. Entre todos ellos, el del scooter no ha sido nunca una prioridad. ¿Ha llegado el momento de introducir su propia variante y, además, hacerlo con una mecánica sin tubo de escape? La clave para entender esta solución radica, sobre todo, en el factor tiempo y coste.

El prototipo de KTM presentado en 2013 ha vuelto a sonar fuerte de cara a una futura producción. Eelctrek

Atendiendo al coste actual de las opciones eléctricas, existe aún una cierta reticencia para instalar grupos de baterías sobre este tipo de producto. ¿Por qué? La potencia y uso intensivo choca, directamente, contra el concepto de la eficiencia en la conducción. La degradación de las baterías, unido a su reducida autonomía, podrían frenar el consumo de este tipo de productos.

Aun así, es pronto para comprobar hasta qué punto se trata de un modelo de producción sostenible. Para comprobar las posibilidades de crecimiento de este híbrido entre scooter y motocicleta, habrá que esperar, al menos, un par de años. ¿Habrá entonces una batería que permita mejorar las cualidades que mejore, en todos los sentidos, al motor de combustión interna?