"Quieto, dame todo el dinero que tengas" es una frase que atribuimos normalmente a los robos tradicionales, de toda la vida. Pero hasta el panorama de los ladrones está cambiando tras la aparición de las criptomonedas, las divisas digitales en las que deberías pensar invertir.

Si aún no lo has hecho, puedes arrepentirte de ello conociendo cuánto dinero hubieses tenido ya en caso de haber invertido antes. No todo es negativo, porque si aún no tienes ninguna de estas criptomonedas puedes evitar el gran problema que les rodea en la actualidad: los ladrones.

"Quieto, haga una transferencia a mi cuenta con todas sus criptomonedas" podría ser un nuevo grito de guerra

Donde hay dinero hay robos, y no podía ser menos con estas monedas que tan de moda están. Los ladrones han puesto su atención en ellas y ya se han dado las primeras sustracciones masivas. Y no se realizan todas a través de la red, sino que ya se están realizando hasta con violencia real.

Es complicado imaginar un robo de bitcoins a punta de pistola, pero esto ya ha sucedido. Las casas de cambio no se han quedado de brazos cruzados y ya han adoptado medidas para evitar esos robos. ¿Cómo se llevan a cabo los atracos? Y, lo más importante, ¿cómo se pueden frenar?

Crece el valor del Bitcoin, crecen los robos

Los medios de comunicación comenzaron a hacerse eco de los masivos robos de criptomonedas durante 2017, coincidiendo con los momentos de mayor crecimiento del Bitcoin. Por ejemplo, Dinero informaba a principios de ese año que ladrones habían robado al menos 140.000 dólares mediante CryptoShuffle, un tipo de ataque que aprovechaba un malware en los dispositivos de los usuarios para cambiar la dirección de destino.

Los investigadores de Kaspersky Lab se han propuesto analizar a fondo las características de los robos para dar con los métodos utilizados para cometerlos. El medio Gestión se hacía eco a finales de 2017 de las palabras de la compañía sobre los robos de criptomonedas:

Los ataques para secuestrar portapapeles se conocen desde hace años y redirigen a los usuarios a sitios web maliciosos y tienen como objetivo los sistemas de pagos en línea. Sin embargo, son raros los casos que implican una dirección de host de criptomoneda.

Según Kaspersky Lab, los robos cada están más dirigidos a diferentes tipos de monedas virtuales, entre las que se encuentran Bitcoin, Ethereum, Dash, Monero y algunas otras. Los ladrones suelen utilizar troyanos para conseguir robar grandes sumas de dinero de las cuentas de los usuarios, aunque parece que están a punto de abandonar estos métodos para pasar directamente a la violencia.

Robos a punta de pistola, la última moda

Las criptomonedas están muy solicitadas debido al incremento de su valor, por lo que los ladrones han decidido dejarse de tonterías para hacerse con ellas. Para ello, no dudan en emplear violencia real, como comprobamos gracias al caso sobre el que ha informado El Español.

Las víctimas de este atraco son Danny Aston, su mujer y su bebé, que vieron cómo los cacos entraban en su casa con un objetivo claro: robar las divisas digitales de Aston. El robo tuvo lugar en Moulsford, una localidad cercana a Londres (Reino Unido).

Los atracadores retuvieron a la mujer y al bebé hasta que consiguieron que Danny Aston, un trader experto en operaciones con criptomonedas, les hiciera una transferencia con una cantidad que aún no ha sido comunicada. Este supone el primer robo a mano armada de criptomonedas en Reino Unido, aunque ya se ha repetido en otras zonas del mundo.

Los robos de bitcoins se han incrementado en los últimos meses. The Daily Beast

The New York Times ha reportado un robo muy similar al que sufrieron Danny Aston y su familia, aunque la localización del mismo está muy alejada de Reino Unido.

Según informa el medio, un turista ruso fue retenido a punta de pistola en Tailandia para que hiciera una transferencia de 100.000 dólares al monedero virtual que los ladrones controlaban. Además, en Ucrania, el jefe de intercambio de bitcoins del país fue tomado como rehén para que su empresa pagase un rescate de 1 millón de dólares.

Algo similar le sucedió a un hombre en Nueva York, que fue secuestrado por su propio amigo hasta que le hizo una transferencia de 1,8 millones de dólares. Como ves, los robos de criptomonedas afectan principalmente a aquellos que disponen de grandes cantidades en sus cuentas.

Las casas de cambio buscan soluciones

El robo de bitcoins ya se ha convertido en uno de los grandes obstáculos de un mundo que no para de crecer. Para intentar evitar estos atracos virtuales y reales, las casas de cambio descentralizadas ya han tomado algunas medidas importantes, tal y como informa El Financiero.

Este tipo de casas de cambio tienen un plan para evitar los robos que consisten en entrar en las bóvedas virtuales donde están guardados los ahorros. Ceder por completo el acceso a esa bóveda a los clientes es una de las iniciativas para frenar las sustracciones.

De esta forma, al mantener los usuarios sus claves privadas, no hay consecuencias cuando los ladrones consiguen entrar en el sistema informático de estas casas de cambio. Parece que este tipo de iniciativas está provocando el cambio de los usuarios hacia casas descentralizadas, como afirma Alan Curtis, responsable de Radar:

Es difícil hacer que la gente prefiera las casas de cambio descentralizadas, y lo reconocemos. Pero la gente se está cambiando debido a los robos cibernéticos.

Shapeshift, otra de estas casas, ha optado por prohibir a sus empleados que den sus apellidos como método para reducir el número de robos online. Estos atracos han obligado a las empresas responsables a tomar medidas al respecto, pero ¿podrán hacer algo para evitar los robos a punta de pistola?