Parece que estamos en una época un tanto extraña del año tecnológico. Por una parte, ya conocemos los grandes exponentes en el mundo de los dispositivos móviles y, por otra parte, aún es demasiado pronto, en la mayoría de los casos, para empezar a especular y lanzar rumores con fundamento de los teléfonos más interesantes del próximo año. Sin embargo, LG parece querer acabar el año siendo noticia por la grandilocuencia de su última patente.

¿Demasiadas cámaras o todo un acierto?

No cabe duda de que uno de los elementos que el público en general tiene más en cuenta a la hora de elegir su próximo teléfono móvil son las cámaras del mismo. Sí, digo cámaras, en plural, porque ya tenemos asumido que es necesario tener más de una para conseguir resultados casi profesionales. Sin embargo, en una noticia que hemos podido conocer gracias a la información publicada por el medio de comunicación especializado Let’s Go Digital, LG parece apostar por llenar de cámaras la parte trasera de sus próximos terminales.

Imagen de la patente de LG. The Verge
¿De verdad ofrecerá algo disruptivo tener 16 cámaras?

En la patente presentada por la compañía surcoreana, según los datos obtenidos del medio de comunicación tecnológico The Verge, introduciría aspectos poco vistos hasta ahora en las cámaras de nuestros dispositivos. Por ejemplo, una de las curiosidades que podríamos encontrar sería, utilizando la información obtenida por todas las cámaras, poder realizar espectaculares desenfoques, incluso llegando a la posibilidad de cambiar por completo el fondo de la fotografía.

Aún no tenemos demasiados terminales que abusen de las cámaras y los que lo hacen no consiguen destacar

Ya conocemos otros dispositivos que pretenden incorporar un número elevado de cámaras, como puede ser el caso del Nokia 10, del que ya os hemos hablado en nuestro canal de YouTube, pero llegar hasta los guarismos que se plantea LG me parece que roza lo absurdo, ya que las fotografías no mejoran de manera proporcional al número de cámaras. Parece que LG sigue alejado de una realidad y es que cada día da un paso atrás en la competición de teléfonos inteligentes, siendo adelantado por nuevos alumnos, también provenientes del territorio asiático.