Hace algo menos de un mes, saltaba a la palestra una de las noticias más inesperadas en el mercado de las criptomonedas; Facebook tendría una para permitir las transacciones financieras a través de sus redes sociales. Pronto, las especulaciones sobre este valor digital comenzaron a divulgarse, hasta el punto de crear una alarma social en algunos sectores económicos.

La pregunta más común era la siguiente; ¿y si todas las compañías tecnológicas comienzan a desarrollar sus plataformas de pago mediante el uso de la tecnología blockchain? Esto, en términos monetarios, podría suponer una caída bestial del precio del dinero convencional. ¿Imaginas el dólar hundiéndose frente al resto de divisas internacionales?

Mark Zuckerberg permitirá pagos a través de sus redes sociales con la Libra

Desde que el propio Mark Zuckerberg sondeó la posibilidad de incorporar la conocida como Libra, han aparecido algunas voces que apuntan a una potencial regulación con el objetivo de limitar el poder de las firmas digitales. El objetivo fundamental es mantener el equilibrio actual en términos de cotización, algo que será muy difícil si estas alternativas van obteniendo más peso.

Desde la irrupción de las criptomonedas en el año 2016 y siguientes, la banca comercial tradicional ha perdido peso en el sector global de la economía. Sin embargo, todavía son muchos los que no se acaban de atrever a invertir en mercados en los que la regulación brilla por su ausencia. ¿Y si la aparición de opciones con el sello de marcas destacadas incentivase su uso?

Al parecer, según se puede leer en el portal tecnológico Engadget, la mayoría demócrata del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes ya habría mostrado su conformidad a la hora de limitar la actividad financiera en aquellas compañías que tradicionalmente no han desempeñado tales funciones. ¿Es una clara apuesta para reducir el control que ejercen sobre nosotros las redes sociales?

Libra, un simple instrumento creado para transacciones de dinero

De forma primitiva, esta solución primitiva no es más que una idea nada original. La única innovación que se introduce en la ecuación es que estará disponible esta tecnología a través de una red social. El problema fundamental es que muchos usuarios darán la espalda a las vías tradicionales, la cuales, en algunos casos, solían llevar aparejada alguna que otra comisión.

La Libra de Faceebok se ha convertido en una de las criptomonedas que ha generado más expectación. Panda Security

El máximo organismo en términos monetarios de Estados Unidos, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED en sus siglas en inglés), se ha mostrado completamente contrario a la estandarización de esta moneda virtual. Esta reflexión ha tenido lugar durante la intervención que su máximo exponente, el señor Powell, ha realizado en su informe semestral convencional.

Uno de los apuntes que está generando una mayor controversia respecto a su argumentación ha sido que Libra estará próxima a Bitcóin en el futuro, es decir, que será una solución que buscará, sobre todo, dar cabida en el sistema financiero a personas que no pueden operar a través de los mercados regulados. ¿Fomentará la Libra las operaciones al margen de la ley?

El propio Donald Trump también ha mostrado su rechazo a la moneda virtual. Como viene siendo costumbre, ha ensalzado la figura de todo aquello que pueda suponer algo de patriotismo. En este sector, el dólar es el principal argumento de defensa de los canales tradicionales. En su defensa, se hizo especial hincapié en la apuesta por un modelo regulado.

Una ingeniería informática capaz de desestabilizar Estados

La inclusión de un sistema alternativo de pagos no es algo original que se haya diseñado ahora. Al fin y al cabo, una moneda corriente tiene valor porque confiamos en seguir manteniendo el valor con el paso del tiempo. ¿Por qué hace cientos de años la economía del trueque tenía éxito? El valor es algo muy relativo en términos de riqueza.

La Libra es la moneda virtual que podría cambiar el mercado de las transacciones financieras. Forbes

La confianza será la clave de este mercado en los próximos años. He aquí la parte fundamental para garantizar el éxito de un nuevo medio de pago que está llamado a convertirse en un instrumento más en el comercio electrónico. La regulación, no obstante, podría limitar en exceso la expansión de este sistema, algo que mantendría algunos fallos de mercado que se están produciendo actualmente.

Habrá que esperar todavía unas semanas para conocer cuáles son los planes de Mark Zuckerberg, cómo actuará la Reserva Federal en consecuencia y, en definitiva, qué probabilidad hay de que la Libra atraiga a otras propuestas en el futuro.