Desde el inicio de la humanidad, el ser humano se ha visto envuelto en múltiples situaciones de supervivencia. Las catástrofes naturales, los accidentes o los naufragios, entre otros momentos de gran estrés, se han convertido en una constante en la sociedad. El paso de las experiencias ha conllevado el diseño de importantes medidas desarrolladas para paliar los efectos que ocasionan los hechos anteriores.

El instinto de supervivencia es clave para entender la creación de todo tipo de soluciones innovadoras. ¿Quién no ha visto El último Superviviente alguna vez? Algunas de las técnicas han sido sacadas, directamente, de algunas de las fuerzas de élite más avanzadas del mundo. Esto, de hecho, ha provocado que se hayan diseñado múltiples soluciones a partir de alocadas ideas.

Las catástrofes naturales han servido para alimentar el ingenio del ser humano

La que te exponemos un poco más abajo está íntegramente diseñada tras el suceso tenido lugar en 19 de septiembre de 2017 en Ciudad de México. Un terremoto dejó el tendido eléctrico en muy mal estado, dejando sin suministro a miles y miles de personas durante un cierto tiempo. Esto hizo que 2 estudiantes se pusieran manos a la obra para poner remedio a dicha situación.

El diseño de una linterna fue el núcleo fundamental de la investigación. El objetivo consistía en lograr el mejor método para disfrutar de energía eléctrica en momentos de especial relevancia en el que no se pudiese disfrutar de electricidad suministrada por un operador. Es cierto que la energía cinética ya existía, pero se quería buscar un método alternativo para disfrutar de luz.

En un momento determinado, se pensó en las propiedades de la orina como elemento energético. Las propiedades de este líquido pueden contribuir para generar luz, algo que se ha aprovechado en un proyecto llevado a cabo por estudiantes de la Universidad de Monterrey. Veamos, por tanto, cómo funciona y qué posibilidades comerciales podría tener esta tecnología.

La linterna que usa orina como único combustibles

La orina contiene importantes cantidades de sodio, un elemento que puede servir para dotar electricidad a elementos como la linterna que nos concierne en el día de hoy. Su funcionamiento no dista de cualquier otro aparato semejante, pero su utilización en determinadas situaciones puede llegar a valer una vida. ¿Cómo funciona esta curiosa innovación?

La linterna Emergency Light está diseñado para ser útil en situaciones de emergencia. Tec

Según se puede leer en el portal tecnológico Noticias de la Ciencia, esta linterna se alimenta de ciertos líquidos para poder funcionar, incluida la orina. Emergency Light es un producto que ofrece luz utilizando todo aquello que disponga de reservas de sodio. Por ello, ofrece un rendimiento en prácticamente cualquier situación inesperada.

La eliminación de las pilas alcalinas es uno de los objetivos del proyecto

Uno de los alicientes que se ha tenido en cuenta en la creación de esta herramienta es la no dependencia de productos químicos. La eliminación de las clásicas pilas alcalinas es fundamental para preservar el medioambiente. Aun así, su potencial comercialización estaría especialmente centrada en el público más aventurero como medio de supervivencia si se produce un accidente.

En relación con el uso de materiales, se ha optado por componentes diseñados y producidos a partir de materiales naturales y fácilmente reciclables. Por este motivo, la utilización de vidrio o hierro son algunas de las materias primas más empleadas en el cuerpo de la Emergency Light.

Unas aptitudes que le permitirían tener hueco en el mercado

Los resultados del proyecto son más que aceptables teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias. En relación con algunas de sus capacidades a nivel técnico, llama la atención ver cómo utilizando solamente 30 mililitros de líquido, la batería puede extender su duración por una quincena de días, un registro más que suficiente en cualquier situación de emergencia.

La Emergency Light es una linterna que funciona en casos extremos con orina. Tec

Pese a que el diseño inicial está orientado para servir en situaciones de supervivencia extrema, la creación de este producto ha abierto las puertas al diseño de una nueva estrategia comercial. ¿Y si pudiese usarse en aquellas áreas marginales que no cuentan con un suministro eléctrico? Esta es, sin duda, la nueva línea de investigación que se abre tras el éxito del producto.

Su venta parece compleja por ir destinado a un público objetivo muy concreto

Su introducción en el mercado es, todavía, muy compleja. Al fin y al cabo, se requiere financiación para su puesta en el mercado. Teniendo en cuenta que estamos ante un público objetivo potencial muy determinado, resulta muy difícil encontrar un perfil que apueste por su fabricación estandarizada.

Habrá que esperar aún unos meses para conocer si cuenta con desarrollo comercial, con su correspondiente margen y, sobre todo, con una demanda que no parece ser suficiente por el momento. Mientras tanto, sirve para entender cómo los límites de la tecnología orientada a la aventura tiene un gran potencial por delante.