Tener un hogar inteligente puede hacer tu vida más fácil, sin embargo, cada nuevo dispositivo que introduces en tu smarthome es otro dispositivo que puede ser atacado. Afortunadamente puedes asegurar tu smarthome con pasos simples como bloquear tu enrutador y cuidar adecuadamente los dispositivos que lo componen. Y aquí te presentamos los mejores consejos para mantener tu hogar inteligente a salvo de los hackers.

Empieza con tu enrutador

La mayoría de los dispositivos inteligentes requieren acceso a Internet para funcionar correctamente. Así que, en muchos sentidos, el punto más importante de vulnerabilidad es tu enrutador, por lo que el primer paso es mantenerlo seguro. Para eso, te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Antes que nada, cambia la contraseña de administrador que viene de forma predeterminada para acceder al enrutador.
  • Actualiza el firmware del router, si está desactualizado, y habilita el cifrado.
  • Utiliza siempre una contraseña segura para tu enrutador, de esta forma evitarás que alguna persona malintencionada pueda tener acceso a tu smarthome.

Todos estos ajustes los puedes realizar desde la interfaz web del enrutador, todo lo que necesitas es encontrar la dirección IP del router. Si el fabricante de tu enrutador ya no ofrece un firmware nuevo, deberías considerar reemplazarlo.

Usa contraseñas únicas para cada dispositivo

Muchos de los dispositivos que conforman tu hogar inteligente requieren una contraseña cuando los configuras. Por lo general, eso implica descargar una aplicación y crear una cuenta de usuario, y en algunos casos, puedes crear una sola cuenta para usarla con varios dispositivos.

En este sentido, cada dispositivo para el que crees una cuenta debe tener una contraseña única y difícil de descifrar. Si reutilizas las contraseñas en los servicios y dispositivos inteligentes, corres el riesgo de que una sola unidad comprometida genere puntos adicionales de vulnerabilidades en todo tu hogar. Si aún no lo has hecho, considera usar un administrador de contraseñas que pueda ayudarte a crear y realizar un seguimiento de contraseñas largas y seguras.

Activa la autenticación de dos factores siempre que esté disponible

La autenticación de dos factores es una capa adicional de seguridad más allá de la contraseña simple. Al usarla, tendrás que proporcionar una prueba adicional de identidad, después de ingresar tu contraseña. Por lo general, esto se presenta en forma de código, ya sea generado aleatoriamente por una aplicación o enviado a través de una llamada telefónica o un mensaje de texto.

Desafortunadamente, ofrecer autenticación de dos factores no es muy común en los dispositivos inteligentes, pero eso está empezando a cambiar. Nest y Wyze, por ejemplo, ofrecen autenticación de dos factores ahora, mientras que las cámaras de seguridad son los dispositivos que suelen tener autenticación de dos factores. Comprueba las aplicaciones asociadas a tus dispositivos y siempre que sea posible, actívalas. Recomendamos emparejar la autenticación de dos factores con una aplicación como Google Authenticator para iOS y Android.

Actualiza tus dispositivos regularmente

Al igual que con tu enrutador, debes actualizar el firmware de todos los dispositivos de tu hogar inteligente regularmente. El firmware es esencialmente el software integrado en un hardware y es lo que determina sus características y capacidades. Los fabricantes regularmente encuentran problemas y los solucionan, y a menudo agregan nuevas características en el camino.

En general, puedes actualizar la mayoría de los dispositivos inteligentes a través de una aplicación. Si el fabricante ya no es compatible con un dispositivo inteligente que hayas instalado, debes reemplazarlo lo antes posible. Si no estás seguro, consulta el sitio web del fabricante para obtener más información.

Nunca accedas a tu hogar inteligente desde un WiFi público

Al igual que no deberías verificar tu cuenta bancaria desde una red WiFi pública, evita hacerlo con tu hogar inteligente. Incluso si estás seguro de que es una red WiFi legítima, potencialmente estarías exponiendo los dispositivos de tu hogar a cualquiera que esté dentro de la red. Así que lo mejor es no arriesgarse usando las redes de WiFi públicas.

Si necesitas acceso remoto a su hogar, usa un dispositivo con LTE (como tu teléfono) o considera configurar una red privada virtual (VPN) personal para conectarte de manera segura.

Compra en compañías reconocidas o de renombre

La mayoría de los dispositivos inteligentes que introduces en tu hogar se comunican con servidores en la nube. La pregunta es, ¿quién posee esos servidores? Cuando estás buscando un producto lanzado recientemente por un fabricante desconocido, no hay forma de saber con seguridad dónde se comunica hasta que alguien lo pruebe. A menos que seas un investigador de seguridad que disfrute el desafío, probablemente no deberías ser el conejillo de indias.

Y además de eso, el mayor problema con los hogares inteligentes es que tus dispositivos podrían dejar de funcionar en él, la empresa puede caer, desaparecer o decidir pasar a un producto más nuevo y finalizar el soporte. Seguir con una gran empresa conocida no garantiza que eso no suceda, pero al menos tendrás más confianza y obtendrás un historial para examinar. Al revisar la historia de la compañía, puedes ver cuán viable es y si la compañía respalda o no sus productos por solo meses o años.

Recuerda que tu seguridad y la de los tuyos es lo más importante, así que sigue estos consejos para mantener alejado tu hogar inteligente fuera del alcance de los ataques de hackers y piratas informáticos.