Que existan cámaras de seguridad en la mayoría de tiendas, centros comerciales, supermercados o, incluso, en plena calle, ya no es noticia a estas alturas del siglo XXI. La línea que separa la vigilancia a favor de controlar nuestra seguridad, frente a una extrema recopilación de datos sobre nuestras vidas es tremendamente fina. Hoy, en este artículo, una cadena de supermercados va un paso más allá.

Los refrescos te espían

Los muebles de productos refrigerados son un elemento más del numeroso mobiliario que adorna los supermercados. En este caso, gracias a la información que hemos leído en el medio de comunicación Psfk, conocemos que Walgreens instalará próximamente muebles con sensores y cámaras para poder controlar quien está frente a los mismos y, de esta manera, mostrarle la publicidad más adecuada. Ésta dependerá de la edad del comprador, su género o, por ejemplo, el clima que hace en la calle.

Imagen de un establecimiento de Walgreens. The Atlantic
Ni tan siquiera podremos tener algo de privacidad haciendo la compra

Los muebles incorporarán, lógicamente, pantallas para mostrar la publicidad pertinente. Gracias a la tecnología en su interior, con inteligencia artificial y reconocimiento facial, el supermercado podrá identificar cuál es su cliente tipo, además de conocer qué productos se venden mejor y cuál es el momento idóneo para reponer el surtido que ha sido vendido. Una de las finalidades de Walgreens es obtener una nueva fuente de ingresos. Las grandes marcas, además de utilizar medios publicitarios clásicos como la televisión y la prensa, podrían incluir sus anuncios en este tipo de emplazamientos, tan poco vistos en la realidad de nuestros supermercados. ¿Seremos, en un futuro, un blanco perfecto para las marcas en cualquier lugar que visitemos? ¿Está la privacidad cada día más cuestionada?