Si hay algo que nos diferencia del resto de especies es la capacidad de amar o dar y recibir cariño. Aunque lo general sea que las muestras de afecto sean entre humanos, no cabe duda de que nuestras mascotas, quienes tenemos una sabemos de lo que hablamos, representan el mismo, e incluso más, nivel de complicidad y afecto que otras personas. En este caso, como la tecnología llega a todos los rincones de la sociedad, una empresa, Groove X, ha decidido utilizarla para que no estemos tan solos en nuestras casas.

El robot del amor y la compañía

Existen, normalmente, dos aspectos a tener en cuenta a la hora de valorar o escribir acerca de cualquier tipo de tecnología. Por una parte, hay que tener en cuenta lo que nos ofrece un producto en concreto y observar si cumple con las expectativas creadas. Por otro lado, además de ser útil, en mi opinión, la tecnología debe poder ser disfrutada y ser atractiva. En este caso, Lovot reúne ambos factores, porque una vez que lo observes, no podrás evitar caer rendido ante sus encantos virtuales.

El amor es la base de la construcción de Lovot

Como has podido ver, en el vídeo que te mostraba sobre estas líneas, estamos ante un robot con un aspecto de peluche, que busca transmitir felicidad y amor ante todo. El robot es la representación de esos amigos que todos y todas hemos tenido en la infancia, aunque se puede destacar la tecnología que se encuentra acoplada al mismo. En primer lugar, dado que es lo que más llama la atención, nos encontramos con lo que la empresa denomina antena con forma de cuerno. ¿Quieres saber para qué se utiliza?

Características del robot del amor

En esta ocasión, este dispositivo anexo al robot es la manera que Lovot tiene para ver qué está sucediendo a su alrededor. La antena está equipada con un sensor de luminosidad, una cámara y micrófono, además de una cámara térmica. La cámara principal observa en 360 grados, al igual que el micrófono, para poder saber dónde se encuentran las personas de la casa. El dispositivo térmico ayuda a distinguir a los humanos frente a simples objetos. Curioso, ¿verdad?

Lovot puede tomar decisiones por sí mismo

Dentro de la pequeña cabeza de Lovot se encuentra el centro de su existencia. Gracias a más de 50 sensores, y con la ayuda de la inteligencia artificial y el machine learning, puede tomar decisiones en tiempo real. Su carácter varía en función de cómo se comporte el dueño con el robot y el trato que se le dé. Los ojos, que se suele decir que son el espejo del alma, tienen un comportamiento similar al de los humanos. Tanto su movimiento, como el parpadeo, hasta la dilatación de las pupilas nos dan una idea de cómo se siente Lovot. Su voz, además, tiene una resonancia similar a la nuestra.

Lovot está lleno de sorpresas y funciona de forma casi autónoma

Si hablamos del cuerpo, la construcción del mismo nos recordará, en el momento de abrazarlo, a la placentera sensación del abrazo entre una madre y su hijo. Existen sensores a lo largo del cuerpo, con lo que Lovot sentirá cuando y cómo está siendo sujetado. Si hablamos de sus ruedas, es la manera en que se desplaza, el robot está equipado en la parte inferior con un sensor de profundidad, otro de distancia y uno final de obstáculos. Toda esta tecnología se encuentra en un dispositivo achuchable de menos de tres kilogramos de peso.

Precio y disponibilidad

Dependiendo de qué combinación quieras, la disponibilidad varía. A finales de este año podrás tener en tu casa la combinación de dos Lovot, junto con su base de carga, por casi 4.800 euros. Nada barato, ¿verdad? Si, en cambio, quieres esperar hasta principios del próximo año, 2020, y adquirir una única unidad, deberás desembolsar la nada desdeñable cifra de 2.800 euros.

Lovot está enfocado a los amantes de la tecnología y la exclusividad

Además, debes saber que, en el caso de que estés interesado, existe una tarifa mensual, aunque no he conseguido encontrar el motivo de la misma. Imagino, como en la mayoría de dispositivos que utilizamos en casa, que tendrá que ver con el guardado de datos en la nube, aunque no está confirmado. Si te sobra el dinero, pon un Lovot en tu vida.