La realidad, dicen algunos, supera a la ficción. No seré yo quien ponga en duda esta afirmación, pero en esta era de tecnología por cualquier rincón, algunas realidades empiezan a ser bastante interesantes y empiezan a ofrecer, a aquellos usuarios que quieran abrazar su funcionamiento, ciertos aspectos esenciales en la vida que, por distintas razones, no sean capaces de obtener en nuestra única realidad. Sobreponerse a la muerte de alguien cercano es una taréa titánica, pero, quizás, tengamos un bálsamo tan cerca que no nos habíamos dado cuenta.

El reencuentro virtual más esperado

Recientemente, gracias a la información que hemos podido encontrar en el medio de comunicación digital Tech Times, hemos conocido la historia de Jang Ji-sung, una madre de Corea del Sur que ha podido ver su sueño hecho realidad. Nada más y nada menos que poder volver a sentir cerca a su hija pequeña, recientemente fallecida. Si estás decidido o decidida a dar el paso, ver el vídeo que te dejo bajo estas líneas y llorar como una magdalena, dale al play y disfruta de una de las piezas documentales más emocionantes de este año.

Esta pieza multimedia es una celebración a lo que nos espera en el próximo siglo

El vídeo, que dura apenas 10 minutos, hace hincapié en ese bonito reencuentro entre madre e hija, de muy corta edad. Después de un primer acercamiento, ambas disfrutan de varios momentos en compañía, desde un paseo hasta el prado donde vive la niña digital, pasando por una sesión de fotos improvisada, hasta la compañía en la cama de la pequeña. Uno de los aspectos más interesantes de la experiencia es que los guantes que portaba la madre eran sensibles al tacto, con lo que la mujer pudo disfrutar de la sensación de volver a tocar a su hija una vez más, con el aliciente de vivir esta experiencia el día en que Nayeon, nombre de la niña, celebraría su séptimo cumpleaños. La tecnología uniendo vidas más allá de la muerte.