El cuerpo humano es una máquina casi perfecta. Cientos de procesos distintos tienen lugar en tu organismo cada segundo que pasa. Gracias a ellos puedes adaptarte adecuadamente a aquello que te rodea y vivir sano. Sin embargo, y como no existe nada perfecto, nos encontramos ante una maquinaria que puede presentar errores.

¿Cómo podemos adelantarnos a la aparición de enfermedades?

La mayoría de los perjuicios que sufriremos en nuestro organismo a lo largo de la vida estarán causados por agentes externos. Estos podrán ser controlables o no, y aquí es donde reside el mayor problema. Dejando a un lado los hábitos no saludables que llevemos a cabo conscientemente, ¿cómo saber si tendré alguna enfermedad? ¿Y si me ocurre algún tipo de accidente?

Por desgracia, la mayoría de estos posibles percances escapan a nuestro control, pero esto no significa que no podamos actuar contra ellos, aunque sea después de que ocurran. Hoy aquí, en Urban Tecno, echaremos un vistazo a las técnicas más relevantes que se usan para estudiar, prevenir y tratar al que posiblemente sea el órgano más importante de tu cuerpo, el cerebro.

Tu cerebro actúa como una máquina y también puede fallar. Blogspot

TAC

Es uno de los instrumentos de evaluación neuropsicológica más conocidos y utilizados. Como reflejan en Wikipedia, su nombre proviene de las siglas de los términos “tomografía axial computerizada”, cuyo significado entenderás a continuación.

Todo gracias a un tubo gigante

Se trata de un examen radiológico especializado, en el cual se obtiene una imagen horizontal del cerebro. Este tipo de representación es conocida como axial en el ámbito clínico, y de ahí el nombre de esta prueba. Sin embargo, ¿cómo es posible hacerle una foto a nuestro cerebro?

Esta compleja máquina se basa en un gran tubo repleto de sensores con rayos X, que gira alrededor de la cabeza del paciente. Gracias a esto pueden tomarse imágenes de los distintos tejidos cerebrales. Todo esto está muy bien pero, ¿cómo puede ayudarnos esta prueba?

En la última parte del proceso un ordenador recogerá todos los datos, creando una imagen que podrá ser estudiada por un experto. En ella podrán observarse posibles trombos, previniendo así cualquier tipo de infarto cerebral. Además, tras una lesión, los médicos podrán ver si existen hemorragias y el alcance que estas puedan tener.

Resonancia magnética

Nos encontramos ante otro instrumento muy utilizado. Como apuntan desde Radiology Info, presenta una estructura parecida al TAC, pero en este carísimo aparato el paciente es introducido completamente, y no es sólo la cabeza como en el caso anterior.

Gracias a ella obtenemos el cerebro en su totalidad

Además, otra diferencia reside en que no tomamos una imagen axial, sino que esta se realiza en cualquier dirección del espacio. Por lo tanto, podremos tener una especie de visión 3D del cerebro. Esta es posible por la actuación de una serie de potentes imanes. Otro punto muy importante es que no utiliza radiaciones ionizantes, por lo que hablamos de un proceso que no provocará ningún perjuicio a tu cuerpo.

¿Para qué se usa esta máquina? Una de sus características principales es que es sensible al movimiento de los líquidos, lo que posibilita estudiar de forma directa procesos metabólicos. Cualquier descarga química y cualquier desajuste podrá ser localizado gracias a la resonancia magnética.

Gracias a este aparato podrán localizarse fallos metabólicos. ImDillano

TEP

De nuevo estamos ante unas siglas, en esta ocasión pertenecen a lo que conocemos como tomografía por emisión de positrones. Esta prueba es muy diferente a las dos comentadas anteriormente, y es que aquí entra en juego algo bastante curioso, una sustancia radiactiva.

Una sustancia radiactiva será la que muestre el camino

¿Cómo puede servirnos una sustancia radiactiva para ver nuestro cerebro? Como leemos en MedlinePlus, la respuesta está en que actuará como un marcador, que será introducido en la sangre del paciente. A pesar de lo peligroso que esto puede parecer, no te preocupes, la radiactividad de esta sustancia es totalmente inofensiva para el ser humano.

Sin embargo, esta máquina si es capaz de detectar esa sustancia y esta es la base de su funcionamiento. Tras la hora que tarda el organismo en asimilar el marcador, el paciente se tumbará de nuevo en un aparato con forma de tubo. El marcador será detectado en la sangre que circula por el cerebro, generándose posteriormente una imagen en 3D.

Una tomografía por emisión de positrones será capaz de desvelar la presencia de estructuras anómalas en el cerebro, como los tumores. Además, mostrará a los médicos si existe algún tipo de fallo en las funciones cerebrales.

Por suerte, cada día más

Estos son sólo algunos de los instrumentos usados cada día para tratar a miles de personas. Además, existen otros muchos, quizás no tan grandes, quizás no tan complejos, pero que llevan a cabo funciones igualmente importantes.

Otro punto muy esperanzador reside en los avances de la tecnología, que poco a poco se van aplicando a disciplinas como la medicina, posibilitando la creación de nuevas y mejores máquinas.