El bisturí es uno de esos instrumentos más infravalorados que existen. Pequeño y afilado, es capaz de realizar incisiones con gran precisión (en manos de un buen cirujano) gracias a una vieja conocida de nuestros días de instituto: la física.

Y es que la presión es el cociente entre la fuerza y la superficie sobre la que se aplica. Por eso los bisturíes pueden realizar cortes tan profundos sin apenas esfuerzo: su área de contacto es tan minúscula, que con muy poca fuerza logramos una incisión profunda. Así que atravesar la piel y la carne que hay debajo es tarea sencilla.

Lo que no es tan fácil y rápido es el proceso de cicatrizado y recuperación de los tejidos y órganos, lo que se conoce como postoperatorio. Por ello, no es de extrañar que cada vez más las intervenciones se realicen a través de laparoscopias siempre que sea posible.

Esta técnica consiste en intervenir reduciendo al mínimo posible la incisión y procediendo con una lente. De este modo, el daño es inferior y la recuperación es mucho más rápida.

¡Adiós a las molestas grapas y los puntos!

Insistimos: una operación puede durar muy poco, pero nuestro periodo postoperatorio suele ser largo y doloroso. Puntos, grapas y vendajes son un auténtico calvario. Por eso es tan importante este descubrimiento del que se hace eco BGR: un pegamento que sella una herida en cuestión de segundos. ¡Como por arte de magia!

Su nombre es MeTro y ha sido desarrollado en una investigación en la que han participado instituciones tan prestigiosas como la Harvard Medical School y la Universidad de Sydney dirigida por el ingeniero químico Nasim Annabi, como cuenta News Northerneastern.

MeTro es capaz de sellar una herida en menos de 60 segundos. BGR

¿Cómo funciona este pegamento?

Todo el mundo ha jugado alguna vez con pegamentos rápidos con base de cianocrilato, sí, ese que logra que las yemas de tus dedos se adhieran en segundos, pero MeTro es otra cosa. Un pegamento quirúrgico debe unir, como cualquier otro pegamento, pero además debe proporcionar flexibilidad a los tejidos y eso no está al alcance de cualquier sustancia.

A decir verdad, está al alcance de muy pocas, y es que debería tratarse de un pegamento que trabaje de forma similar a la regeneración celular de los tejidos vivos. Por ello, qué mejor que usar una proteína humana que ha sido modificada para responder a la luz ultravioleta, permitiendo el secado rápido de la sutura en solo un minuto.

Como explica Annabi para Science Alert:

La belleza de la fórmula de metro es que tan pronto como entra en contacto con la superficie de los tejidos, se solidifica en una fase similar a un gel sin que se expanda. Posteriormente, se estabiliza con un tratamiento ultravioleta para que su ubicación sea precisa y esté firme y sujeta en poco tiempo.

Como decíamos previamente, los cirujanos han ido evolucionando sus técnicas quirúrgicas para minimizar el tamaño de las incisiones y así reducir el tiempo y dolor de la recuperación. Pero faltaba por optimizar la otra parte de la ecuación: las rudimentarias técnicas de sellado y sutura, que han visto muy poca evolución en relación con las intervenciones.

MeTro ayuda a cicatrizar en órganos de difícil sutura, como los pulmones. Science Alert

Así que en lugar de coser para unir la piel humana, este pegamento ofrece una alternativa que no solo es menos invasiva, sino que además es más higiénica que la sutura. Con MeTro, todo son ventajas: su degradación puede ser controlada, ayuda a la regeneración de los tejidos y, por supuesto, es más sencilla y rápida de aplicar que los puntos y las grapas.

Además, en un futuro próximo podría ser empleada para sellar órganos. Anthony Weiss, investigador de la Universidad de Sydney aclara todo el potencial de MeTro:

Cuando ves cómo es MeTro, descubres que actúa como un líquido, llenando todos los espacios y conformando las formas de la herida. MeTro funciona en distintos marcos de actuación y soluciona problemas que otros sellares no pueden. Sus aplicaciones son increíblemente variadas: desde tratar heridas graves internas hasta para emergencias como accidentes de tráfico, en guerras… Y, por supuesto, las cirugías hospitalarias.

Suena increíble, pero cuando esta investigación se traslade al uso humano y se extienda por clínicas y hospitales, veremos las ventajas en vivo y en directo. De momento, se encuentra en fase de investigación y pronto pasará a la fase de ensayos clínicos. Pero MeTro está llamado a reemplazar las vetustas técnicas de sutura en menos de cinco años.