La generación Y, más conocida como millennial, ha crecido rodeada de pantallas. Eso sí, nada de pantallas al estilo Game Boy color y similares, ¡todo en alta definición! El teléfono móvil ha sido, sin lugar a dudas, la tecnología que más ha estado ligada a este colectivo. La pregunta que hay que hacerse es la siguiente, ¿han disfrutado demasiado de esta conectividad?

Todos aquellos enmarcados en este grupo social lleva, desde los inicios de plataformas como WhatsApp, Facebook o Instagram, compartiendo todo lo que realizan a diario con sus amigos a través de la red. ¿Hemos creado dependientes digitales? Esta pregunta, la cual lleva ya unos años planteándose, ha sido puesta en conocimiento de una empresa que realiza estudios de encuesta.

Visible preguntó a un total de 1.180 jóvenes considerados como millennials

En este sentido, Visible, que es como así se llama la compañía, se ha centrado específicamente en este rango de edad, es decir, aquellos que coincidieron, más o menos, con el inicio del siglo XXI. ¿Cuáles son algunos de los detalles que más han llamado la atención al público? Sin lugar a dudas, el resultado que más ha impactado a la sociedad ha sido una pregunta sobre el higiene personal.

Las preguntas que se formularon en la encuesta trataban, tal y como se puede leer en Business Insider, sobre una preferencia. El encuestado, por tanto, debía elegir qué respuesta prefería entre 2 únicas alternativas. Los datos hablan por sí solos, ¡allá van algunas de las preferencias más llamativas!

Higiene personal vs. vida digital

Las redes sociales se han convertido en un pilar fundamental para la Generación Y. Esto es algo que ya sabíamos, pero la publicación de estos resultados ha hecho despertar una preocupación en la sociedad. ¿De verdad estaría una persona sin ducharse una semana con tal de disfrutar del móvil? Así es, ¡bienvenido al 2018!

Un 17% de los millennials renunciarían al cepillo de dientes a cambio del móvil

Esta no es la única cuestión que se planteó a la hora de elegir una preferencia. ¿Cepillo de dientes o poder disfrutar del teléfono móvil? En este caso, los resultados no son disparatados, pero en otra época podríamos ver cómo tendería a 0. En este caso, no obstante, hasta un total del 17% de los encuestados renunciaría a su cepillo de dientes durante 7 días.

¿Te estás escandalizando con estos datos? Es posible que no seas seas millennial, y si lo eres, enhorabuena, no estás enganchado al mundo digital lo suficiente como para preocuparte. Es más, podrías hacer la prueba de desconectarte del mundo virtual durante unas horas, ¿podrías sin ningún problema? Lamentablemente, muchos jóvenes lo tendrían muy difícil.

Allá van otros resultados que también te dejarán perplejo/a

¿Adoras los animales? ¿Tienes tu propia mascota? Imagina, por un momento, que te plantean no verla por una semana a cambio de disfrutar del móvil. ¿De verdad escogerías el aparato electrónico? El 28% de los encuestados preferiría **no renunciar a chequear sus redes sociales por encima de disfrutar del mismo periodo de su bola peluda.

El uso del móvil está llevando a la aparición de trastornos psicológicos. BBVA

¿Creías que ya no habría más? Allá va una que quizás tiene más lógica. Algo más de la mitad de los encuestados afirmó que renunciaría a un películas y televisión un mes a cambio de disfrutar de su terminal. Este resultado no nos extraña, ya que los índices de audiencia del formato tradicional están cayendo considerablemente entre esta banda de edad.

La adicción al móvil está disparándose con el paso del tiempo

Viendo estos registros, ¿todavía hay gente que no considera el uso excesivo de las aplicaciones móviles como una conducta adictiva? Estos datos deben servir como estímulo para la estandarización de medidas de prevención para evitar que se desarrollen conductas que conduzcan a trastornos mentales severos.

Y tú, ¿conoces alguien que podría encajar a la perfección con este perfil? Es más, ¿podría considerarse de la Generación Y? Como siempre ocurre en estos casos, una planificación para revisar nuestras redes sociales en momentos puntuales puede ser una buenas solución para evitar males mayores.