Yo también he sido de los que no sacan su nuevo smartphone de la caja hasta que no tienen funda y protector de pantalla preparados por lo que pudiera pasar. Yo también le he puesto a mi dispositivo un cristal templado horriblemente grueso que nunca quedaba en su sitio.

Sin embargo, he acabado dándome cuenta de que algunas de las precauciones que tomamos no sirven para nada. Tu smartphone no necesita un protector de pantalla, precisamente porque ya lleva uno de los mejores incorporados, y es invisible.

Saquemos partido a Gorilla Glass y compañía

¿A quién le gusta llevar una lámina de plástico sobre la pantalla? Además de quedar realmente mal en dispositivos con pantalla 2.5D (sí, esa curvita que suaviza y redondea los bordes), resulta incómoda cuando pasas el dedo e incluso acumula suciedad cuando es demasiado gruesa. Es uno de los pecados más comunes contra los smartphones.

Llevar la pantalla desprotegida es sinónimo de arañazos, ¿o no?

Todo ello tiene aún menos sentido cuando sabemos que prácticamente la totalidad de terminales llevan algún tipo de protección en sus pantallas. Gracias a empresas como Corning, creadores de Gorilla Glass, están protegidos ante las incómodas y pequeñas marcas, arañazos, incluso en parte las caídas. Pero, ¿cómo funciona Gorilla Glass?

Por ahora nos encontramos ante la quinta versión de esta tecnología, que está compuesta por vidrio, aluminosilicato y oxígeno, como apuntan desde AndroidPIT. No tardará mucho en renovarse, ya que desde su aparición con la salida del primer iPhone, los compuestos han ido mejorando, hasta llegar a este Gorilla Glass 5 que montan terminales como el Samsung Galaxy S9 o el Huawei P20.

Sólo necesitas un poco de cuidado, lo demás viene de serie

Esta última edición promete ser 4 veces más resistente que su antecesora, pudiendo sobrevivir a caídas desde 1,6 metros de altura. Además, aseguran que no sufrirá daños al caer contra superficies duras desde 1 metro, en un 80% de las ocasiones. Visto lo visto, ¿merece la pena usar un protector que además de ser molesto altera lo que vemos en nuestra pantalla? Por mucha calidad que tenga no deja de ser un plástico pegado.

¿Y qué hay de los protectores de pantalla líquidos? Puede que hayas oído hablar de ellos, sustancias milagrosas que repartes por el frontal de tu smartphone haciéndolo totalmente resistente ante rayones y golpes. Además de ser bastante caros, su fiabilidad es más que dudosa.

Un S9 para llevarlo siempre con funda

Una funda de 5 euros para mi smartphone de 800, ¿por qué no?

Ya que estamos, aprovechamos para hablar también de las famosas fundas de goma. Sabemos que da miedo llevar un móvil de cristal como el Galaxy S9 desprotegido, pero ¿para qué comprar un dispositivo tan bien construido si luego vamos a llevarlo con una funda barata? Además, los cristales traseros de muchos de los terminales también llevan protección.

Sí, es cierto que puedes comprar una funda de calidad, ahora existen algunas con materiales muy decentes e incluso otros añadidos como skins, en las que dbrand destaca sobre el resto. Sin embargo, creo sinceramente que un smartphone de ese tipo está hecho para llevarlo descubierto, eso sí, con mucho cuidado. Ponerle la funda cuando salgas por ahí puede ser un buena idea, al igual que dejarlo libre en entornos más seguros como tu casa.

Una construcción así hay que disfrutarla. The Verge

Ya lo sabes, no es necesario sufrir por la indecisión sobre qué protecciones ponerle a tu nuevo smartphone, ya que llega de serie con algunas que deberías aprovechar y a las cuales podrías sacarles el máximo partido. Una caída desde gran altura probablemente no la salve nadie, pero para el desgaste del día a día están más que aseguradas.