Vaya por delante, para que luego no lea comentarios que únicamente han reparado en el titular del artículo, que mi conocimiento acerca del mundo de los aparatos que viajan millones de kilómetros hasta otros planetas y todo lo que tiene que ver con la ingeniería aeroespacial es tan limitado como saber qué existe más allá de la muerte. En definitiva, que trataré de describirte lo que he leído en distintos medios de comunicación y lo intentaré resumir de la manera más sencilla posible. No me matéis.

Golpes contra el atasco marciano

Recientemente, gracias a la información que hemos podido encontrar en el medio de comunicación digital Futurism, hemos conocido cómo se las ingenian los responsables de la misión Insight de la NASA cuando las cosas se tuercen durante sus investigaciones en la superficie del planeta rojo. En este caso, tal y como puedes observar en el tuit que te dejo bajo estas líneas, parece que una de las sondas que se disponía a perforar el suelo marciano quedó atascada. ¿La solución?

A pesar de la mayor de las tecnologías, golpear sin compasión suele ser una medida de emergencia válida en la mayoría de los casos

A pesar de que el vídeo muestre el evento en cuestión de segundos, parece que se necesitó más de media hora para devolver la sonda a su estado original y esto sucedió gracias a que un brazo robótico, equipado con una especie de pala y después de 25 intentos, golpeó el elemento atascado y éste pudo continuar con la exploración del suelo de Marte. Parece que las simulaciones antes de la misión, por una vez, han sido de utilidad en un escenario real.