El planeta Tierra es una diminuta partícula de vida en un cosmos infinito. Muchos tardan un tiempo en darse cuenta pero somos realmente insignificantes y existen multitud de peligros ahí fuera. Algunos de ellos, como los asteroides, serían capaces de provocar grandes catástrofes.

Sin embargo, contamos con tecnología muy avanzada que podría protegernos de ellos, ¿o no? En esta ocasión hemos decidido echar un vistazo a los planes de la agencia espacial más importante del mundo, la NASA, a ver si entre ellos encontramos alguno destinado a la defensa de nuestro planeta. ¿Te apuntas?

¿Qué planes tiene la NASA? La Opinión

Unos peligrosos gigantes de roca

Un asteroide no es más que un cuerpo formado por materiales como rocas, metales y hielo, que vaga sin rumbo por el cosmos, a veces en órbitas realmente inmensas. Existen asteroides muy famosos, como el cometa Halley, que puede verse desde la Tierra cada 75 años como apuntan desde Muy Interesante.

Un gran asteroide podría acabar con la vida tal y como la conocemos

Entre los célebres también podemos encontrar al que se cree, acabó con la vida de los dinosaurios hace 65 millones de años. Su impacto, que pudo ser en México como reflejan en Xombit, habría levantado una descomunal nube de polvo que tardaría años en asentarse. También se habla de extensos incendios, pero al fin y al cabo lo que importa es que destruyó gran parte de la vida.

¿Cómo podríamos defendernos de un objeto que es capaz de medir kilómetros y viaja a toda velocidad? Muchos se han hecho esta pregunta y la NASA ya tiene varios proyectos en marcha. Cada año uno dos meteoritos pasan peligrosamente cerca de nuestro planeta y más vale que estemos preparados.

La misión DART, nuestra salvadora

La llamada Double Asteroid Redirection Test Mission, más conocida como DART, es el proyecto estrella de la NASA en su intento por mantener alejados a los meteoritos de la Tierra. Esta se llevará a cabo a partir de diciembre del año 2020, y servirá de prueba y aprendizaje. ¿En qué consiste?

Con su suicidio a gran velocidad intentará desviar la trayectoria

Como podemos leer en la propia web de la NASA, la misión DART pretende ser la primera demostración de que podemos desviar la trayectoria de un asteroide chocando directamente contra él.

El impacto, que será responsabilidad de la nave que lleva el nombre de la misión, se realizará contra un cuerpo de pequeño tamaño (unos 150 metros) que acompaña al asteroide Didymos. Con el golpe, que se producirá a unos 6 km/s, el objeto quedará reconducido. La aeronave, no podía ser de otra manera, desaparecerá en su caída contra las rocas.

Todo está planeado para que el encuentro entre la nave y Didymos se produzca en octubre de 2022, por lo que el aparato deberá realizar un viaje de dos años hacia su objetivo. Hasta aquel momento no podremos saber la valía de este prometedor y ambicioso proyecto.

La misión DART forma parte de lo que podríamos considerar nuestro sistema de defensa planetario y seguramente nuevos proyectos se unirán a él. Cabe decir que la Agencia Espacial Europea (ESA) también ha colaborado en todo ello con la NASA, y es que es de vital importancia que las distintas agencias trabajen juntas. Al fin y al cabo, hablamos de misiones de trascendencia global.