Si algo fallaba a la hora de acabar de enganchar al público más reacio a contratar Netflix era la nula posibilidad de ver algún tipo de deporte dentro de su catálogo de productos lleno de series, películas, documentales y algún que otro dibujo animado. ¿Podría llegar el cambio en 2018?

Un acuerdo de tal calibre sería una auténtica bomba

Estate atento a las próximas líneas porque voy a explicarte los inicios de una negociación que, de llegar a buen puerto, puede hacer saltar la banca del streaming mundial. La combinación de Netflix con deportes de masas, como es la Fórmula 1, sería letal de producirse.

Los derechos de la Fórmula 1

Hace una década, cualquiera con un simple televisor y un sintonizador de TDT podía ver multitud de eventos deportivos. Desde la liga de fútbol, la Champions League, la liga ACB, ahora llamada Liga Endesa, algún partido suelto de la NBA, motos acelerando a fondo e, incluso, en la época de mayor gloria del deporte de las cuatro ruedas, la Fórmula 1 en abierto.

Poco a poco, el mercado, o más bien las compañías propietarias de los derechos de retransmisión, fueron viendo que el negocio estaba cambiando. La publicidad no era lo suficientemente golosa y necesitaban de mayores ingresos para hacer frente al incremento de valor de muchos deportes. Las plataformas online, como fue el caso de Movistar+, vieron un filón de oro y se dedicaron a pujar por eventos antes emitidos en abierto.

El futuro de la F1 podría pasar por Netflix. Unsplash

Liberty Media, quienes disponen ahora de los derechos de retransmisión del deporte rey de la velocidad, parece ser que han iniciado conversaciones para utilizar Netflix como plataforma de emisión de los eventos propios a partir de 2018.

El director de operaciones comerciales de Liberty Media, Sean Bratches, en una rueda de prensa hace escasos días anunció que las conversaciones estaban iniciadas aunque de momento solo eran eso, conversaciones con Netflix. En sus propias palabras, obtenidas del medio digital Broadband TV News:

Liberty Media siempre está centrada en la expansión de sus servicios multimedia. Creemos que en el mundo de hoy necesitamos una mayor apertura en internet. Estamos en conversaciones con Netflix acerca de una alianza para el año 2018, aunque de momento no puedo añadir nada más.

Posibles implicaciones

Una de las primeras consecuencias que me vienen a la cabeza es el incremento, que ya van a sufrir quienes se suscriban por primera vez a la plataforma de streaming, del precio de dicha suscripción. La Fórmula 1, aparte del omnipresente fútbol, es uno de los deportes más exclusivos en cuanto a derechos audiovisuales. La propia Liberty Media adquirió estos derechos, según información de Mediaset, por la módica cifra de 11.000 millones de euros, con lo que imagino que en su mente está recuperar la inversión y, a medio plazo, conseguir generar beneficios.

La televisión actual es una mezcla de servicios de streaming. Unsplash
¿Aumentará el precio de la suscripción con un futuro acuerdo?

La otra consecuencia sería que, siguiendo el ejemplo de la Fórmula 1, los propietarios de los derechos de otros deportes continuasen la migración hacia estos servicios de streaming. Quizás no de manera total, pero pudiendo ofrecer partidos sueltos o contenido relacionado con el deporte en cuestión, para que los usuarios tengan en mente que Netflix puede convertirse en la futura televisión de nuestros hogares.

La televisión ya es una mezcla de servicios de streaming

Espera un momento. En muchos hogares, incluyo el mío, Netflix es un básico a la hora de encender la televisión y comenzar a consumir contenido. La conexión a internet, hoy algo sumamente imprescindible para la mayoría de personas de 50 años hacia abajo, está provocando un cambio de consumo y una mejora sustancial en las velocidades de conexión a la red que ofertan las distintas compañías. YouTube, Netflix, HBO o Movistar+ son las nuevas cadenas favoritas de los españoles y lo van a ser durante mucho tiempo.