Existe una disyuntiva, de la que oigo poco hablar tanto en medios de comunicación como en la calle, que ronda la mente. Para ti, ¿es más importante tener un teléfono móvil con una batería muy duradera o prefieres tener un sistema de carga realmente rápido? Yo, sin lugar a dudas, elijo la primera opción, ya que siempre dejo cargando mi dispositivo por la noche. Pero, como a veces las dudas asaltan mi mente, quería compartir esta reflexión contigo. Oppo, para dejarme mal, apuesta por un teléfono con una capacidad de carga sorprendente.

Cargando espero el Oppo que yo quiero

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación Android Authority, hemos conocido la existencia de un terminal, de la familia Oppo Reno, que basa su principal argumento de venta en la increíble carga rápida con la que ha dotado al dispositivo móvil. El resto de características del teléfono son bastante interesantes, ya que estamos ante un producto que incluye el chip Snapdragon 855+, una pantalla con resolución FullHD, refresco de pantalla de 90Hz, un sensor de Sony de 48 megapíxeles para la cámara trasera, además de tres sensores más, incluyendo uno monocromo. Sus 12Gb de memoria RAM aderezan el producto final.

¿Es la carga rápida un aliado indispensable en tu día a día?

Sin embargo, la gran novedad, no se hasta qué punto va a resultar dañino para la vida útil del terminal, es la inclusión de una batería de 4.000 mAh, que puede ser cargada, casi, a la velocidad de la luz. En concreto, esta carga de 65W se denomina SuperVOOC y permite pasar de un 0% de batería a la carga completa en media hora. La compañía asegura que con cinco minutos de conexión a la corriente, el terminal podrá ser utilizado por un espacio adicional de dos horas. El dispositivo saldrá a la venta en China por un precio aproximado de 380 euros en la versión de 8Gb de RAM y 126Gb de almacenamiento, mientras que la versión de 12Gb de memoria RAM y 256Gb de memoria interna podría costar 460 euros.