Existe un fenómeno, que se está extendiendo a multitud de países alrededor del mundo, en el que la gente instala cámaras en el salpicadero del coche, más conocidas como dashcam. Si entras en YouTube y buscas vídeos de golpes entre coches, muchos de ellos están grabados gracias a estos pequeños inventos.

La cámara del artículo promete ser diferencial

Quizás te parezca que la cámara que te voy a mostrar en este artículo sigue la misma línea que las demás, pero en este caso existen ciertas diferencias que hacen mucho más interesante el invento ideado en Estados Unidos. Así que si quieres enterarte bien de los pormenores del producto, tienes que seguir leyendo.

La seguridad bien entendida

Según estaba documentándome para escribir este artículo, me dio por pensar en el concepto que tenemos de seguridad. Por ejemplo, las cámaras de seguridad para el hogar cumplen su función, pero no suelen aportar mucho más valor añadido que el más evidente, grabar y poder conocer en todo momento lo que sucede en un lugar concreto de tu casa.

En este caso, Owl va un poco más allá porque cuenta con una ventaja que las cámaras de seguridad para tu vivienda no pueden conseguir. El hecho de que esta cámara se coloque en el salpicadero de tu coche te concede la ventaja de poder controlar todo lo que pasa alrededor del mismo. Como estás vigilando un lugar más pequeño, es más sencillo poder controlarlo, con lo que la cámara cumple de forma más eficiente su cometido.

Gracias a la información que hemos obtenido de la página web del fabricante, conocemos las razones por las que esta cámara puede serte de gran utilidad en tu día a día. Por un lado, nadie está a salvo de sufrir algún percance al volante, por muy pequeño que sea. Gracias a que Owl está continuamente grabando, podrás tener una prueba del accidente, en caso de que sea necesaria frente a terceros.

Owl graba todo lo que ocurre a su alrededor

Además, la cámara de salpicadero, aunque esto está más centrado en el mercado norteamericano, permite saber exactamente lo que ha pasado cuando un coche de policía te da el alto. Aquí en España, por suerte, no tenemos los problemas de Estados Unidos en relación con malas conductas por parte de los cuerpos de seguridad, pero nunca está de más grabar lo que ha sucedido. Y hablando de grabar, ¿qué me dices de ese espectacular paisaje por el que acabas de pasar? Gracias a Owl, lo tendrás en tu dispositivo en un instante.

Sin embargo, he utilizado la palabra seguridad en el título de este apartado por una simple razón, es el elemento que distingue a Owl del resto de dashcam del mercado en la actualidad. Ya sea que tu coche esté aparcando en el garaje o en la calle, tener un dispositivo que, por un lado, pueda evitar que los amantes de lo ajeno se acerquen al mismo o, si han accedido al interior, tener constancia de quién ha podido robarte, es fundamental en los tiempos que corren.

Transmisión en vivo

La gran ventaja que aporta Owl es que está conectado las 24 horas del día, con lo que no necesitarás estar pendiente de pulsar ningún botón. Además, da igual si estás conduciendo o no. Esas 24 horas de conexión, se extienden en la misma cantidad de tiempo en que las imágenes son guardadas. El almacenamiento, no sólo de las grabaciones, sino también de las alertas que recibiste en tu teléfono móvil, es de gran ayuda para el usuario.

Si quieres grabar y compartir un instante, simplemente di las palabras Ok Presto, pronuncia el nombre de archivo que quieras dar al clip y lo tendrás disponible automáticamente en la aplicación para dispositivos móviles de Owl, disponible de momento exclusivamente para dispositivos con sistema operativo de Apple.

Precio y disponibilidad

La cámara ya está disponible para su comercialización en Estados Unidos y realmente sólo tiene sentido comprarla, de momento, si resides en dicho país. La necesidad de obtener una conexión LTE, que la compañía te anexa al dispositivo, lo hacen imprescindible. Con la compra de Owl tendrás un año de conexión gratis. A partir de entonces, tendrás que pagar 10 dólares, 8 euros o 185 pesos mexicanos, al mes.

Este es otro producto que seguramente no veamos en España

Su precio de salida es de 349 dólares, 279 euros o 6.435 pesos mexicanos, y el pack incluye la propia cámara, sus accesorios para que puedas instalar la misma fácilmente en el salpicadero de tu coche y el servicio LTE para poder tenerla conectada las 24 horas del día y no perderte ni un sólo instante. ¿Llegará a nuestro país? Lo dudo mucho, aunque si no es esta compañía, otra lo hará.