Cuando uno piensa en la tecnología que un recién nacido, o un niño o niña de corta edad, podría utilizar, aunque no sea de manera directa, nos vienen a la cabeza inventos como las cámaras de seguridad, con las que podemos asegurarnos en todo momento que nuestros hijos están durmiendo bien y que nada les sucede. Sin embargo, una de las grandezas de la tecnología es que, y esto se afirma día tras día, continuamente aparecen nuevos productos que cubren una necesidad que siempre ha estado presente, aunque nosotros no nos diésemos cuenta.

Pañales conectados para el siglo XXI

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener de la página web del Instituto de Tecnología de Massachusetts, hemos conocido cómo podría ser la siguiente generación de pañales. A pesar de lo que pueda parecer, dado que estamos ante un producto que es algo costoso, la implantación de la tecnología en el mismo no añadiría un sobrecoste excesivo, con lo que podría ser llevado a cabo por la mayoría de grandes fabricantes del sector.

Un pañal conectado será lo mas extraño que escuches próximamente. MIT
Conocer si un bebé necesita un cambio de pañal podría ser cosa de la tecnología en poco tiempo

La clave de estos pañales estaría en la inclusión de etiquetas RFID, que se colocaría debajo del polímero que absorbe lo que el niño o la niña suelta habitualmente. Este polímero, que habitualmente suele ser un hidrogel, cuando se moja ligeramente es ligeramente conductor, lo que sería aprovechado por dichas etiquetas para que puedan emitir una ligera señal, de no más de un metro de distancia hasta el lector RFID que, por ejemplo, podría estar ubicado en la cuna del bebé, tal y como muestra la imagen superior. Evidentemente, este concepto aún necesita explorar un desarrollo más amplio, pero es un interesante paso en el cuidado de los más pequeños.