Como cuando tus padres te quitaban la videoconsola, el móvil o "el internet" (sic) a modo de castigo, los ciudadanos de la paradisíaca isla de Papúa Nueva Guinea se han quedado sin Facebook durante todo un mes.

No, no es cosa de Mark Zuckerberg, ¡Facebook sería incapaz de privarnos de su red social! Especialmente conociendo sus planes de llegar a todas las partes del planeta. Más bien es cosa de su gobierno.

Sam Basil, portavoz de comunicación del gobierno, ha explicado que esta prohibición permitirá a su agencia filtrar las fake news y la pornografía de la plataforma. En palabras recogidas por The Hill:

Este tiempo nos permitirá recolectar información para identificar a los usuarios que se esconden detrás de cuentas falsas, que suben pornografía, que promueven los bulos, etc. en Facebook, para que puedan ser filtrados y eliminados.

Así que desde su gobierno han decidido cortar por lo sano, prohibiendo Facebook durante todo un mes para investigar cuál es el efecto social de hacerlo y al mismo tiempo, terminar con noticias falsas. Esto sí que es efectivo y no el plan desarrollado por Facebook para tal fin.

¿El objetivo oficial? Una quimera: que solo las personas de verdad con identidades reales puedan usar la red social azul responsablemente. Teniendo en cuenta que solo el 12% del país usa Facebook, ¿cuál es la razón verdadera para prohibirlo?

Todo un país castigado sin Facebook. Technology review

Facebook y su influencia en la política

A pesar de que las consecuencias del escándalo de Cambridge Analytica han sido casi nimias – Facebook apenas ha perdido un 10% de usuarios por ese motivo -, sí que ha servido como aviso a navegantes sobre las posibilidades de la red social a la hora de influir en elecciones y la estabilidad de los gobiernos.

Ni siquiera el inmerso lavado de imagen de Facebook hace olvidar cuál es la gestión de los datos de sus usuarios, que sigue muy reciente tanto entre las personas que siguen teniendo perfil en la red social como entre expertos legales.

No es un juego de niños: los datos de los usuarios son capaces de cambiar unas elecciones

Después de todo, 87 millones de usuarios expuestos son muchas personas como para mirar para otro lado y el propio Zuckerberg ha tenido que comparecer tanto en el Senado de Estados Unidos como en el Parlamento Europeo.

Más allá de la venta de datos personales para fines comerciales, Cambridge Analytica los empleó para hacer campaña electoral en favor de Donald Trump durante las pasadas elecciones presidenciales y Rusia podría estar detrás de estos intereses. Facebook ha borrado cientos de falsas cuentas rusas que se emplearon para organizar eventos y publicar posts polémicos en dichas elecciones.

Esto sería causa más que suficiente para que el gobierno de Papúa Nueva Guinea tome esta medida drástica. Según Basil:

Lo sucedido con Facebook nos muestra las debilidades a las que se enfrentan los ciudadanos de Papúa Nueva Guinea y sus datos personales. Incluso podríamos crear nuestra propia red social.

Aim Sinpeng, experto en medios digitales de la Universidad de Sydney, insiste en algo: la mayoría de los ciudadanos de Papúa Nueva Guinea no usan Facebook, así que esta prohibición no tendrá un efecto significativo.

No obstante el experto insiste en lo raro del experimento: ¿por qué prohibirlo? ¿qué quieren conseguir? Después de todo, puedes usar las estadísticas de Facebook sin bloquear la plataforma. ¿Elecciones a la vista?