Es verdad que aún nos faltan años para convertir nuestros hogares en verdaderos templos de la tecnología más vanguardista. De momento, al menos la mayoría de usuarios, nos conformamos con tener un altavoz inteligente que interactúe con cada miembro de la familia en un momento dado, tenemos un televisor con funciones avanzadas, teléfonos móviles de última generación, quizás algún sistema de domótica para integrar bombillas, cerraduras o enchufes inteligentes en el ecosistema del hogar, pero no podemos afirmar categoricamente que nuestros hogares sean la revolución que se esperaba hace unos años. Apple quiere poner su granito de arena.

Datos biométricos para identificar a la familia

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación digital Patently Apple, hemos podido dar con una patente de la compañía de Cupertino que incide en categorizar nuestras casas, en un futuro, como hogares inteligentes. En esta ocasión, parece que la empresa norteamericana quiere ir un paso más allá de la integración de distintos productos con su asistente virtual, Siri, y está poniendo la vista en la creación de sus propios dispositivos que irían anclados en nuestras paredes, tales como enchufes o interruptores.

El HomePod podría quedarse obsoleto en la interacción con nuestras casas. Unsplash
Las posibilidades de esta patente sobrepasan lo conocido hasta la fecha

La patente, que lleva por nombre Seguimiento de Objetos y Autenticación Utilizando Unidades Modulares de Pared y que puedes curiosear a través de este enlace, tiene algunas sorpresas guardadas y la que más ha motivado la redacción del artículo es la posibilidad de leer el ritmo cardíaco de las personas que estén en casa. A través de un sensor de ondas, a una frecuencia de 60 Ghz, se puede escanear nuestro corazón y, de esta manera, conocer si dicha persona vive en esa casa y de quién se trata. Las posibilidades de esta tecnología son tan extraordinarias, que este sistema podría detectar cuando el microondas emite un sonido, interpretarlo, gracias a la conexión con nuestro calendario, que es noche de películas y, por tanto, apagar las luces del salón, encender la televisión y acceder a nuestra cuenta de Apple TV. Maravilloso, ¿verdad?