Venezuela no atraviesa por su mejor momento. Su coyuntura económica no es la mejor, por ello el gobierno de la nación sudamericana se ha lanzado a las monedas virtuales para intentar impulsar sus maltrechas cuentas. Así, desde ayer martes ya es posible comprar en preventa Petro, una nueva criptodivisa que tendrá su respaldo en las reservas de petróleo del país, como explica Mashable. De este modo, el Petro de Venezuela será la primera criptodivisa nacional a la venta.

El 2018 no ha empezado demasiado bien para los mercados de monedas virtuales, que han visto cómo algunos países como Corea del Sur o China mostraban intenciones de recortar la influencia de las criptomonedas en sus economías, llegando incluso a amenazar con prohibirlas, algo que China ha hecho con las ICOs.

El Petro tiene su base en Ethereum y el petróleo

No obstante, la tendencia generalizada es la regulación, una medida que a largo plazo puede resultar beneficiosa para los inversores, aunque repercutirá directamente en un férreo control sobre ciertos aspectos que fomentan su volatilidad. Es decir, que probablemente no habrá tantas subidas exponenciales, pero tampoco desplomes sospechosos.

Pero no todos los países son tan escépticos con las monedas virtuales. Por ejemplo, Arizona podría convertirse en el primer lugar del mundo en el que sus ciudadanos pueden saldar sus cuentas con hacienda con criptomonedas y en Japón algunas empresas ya pagan parte del salario a sus empleados con bitcoines.

Petro, el plan económico para salvar Venezuela del caos

Dentro de este segundo grupo de países abiertos a las posibilidades de las monedas virtuales se encuentra Venezuela, que ve en el Petro su única salida a las deudas, inflación generalizada, problemas de abastecimiento de medicinas y alimentos, escasez de dinero en metálico… y cómo no, las protestas de su población. Y es el que el Petro podría atraer capital extranjero que inyecte dinero a sus arcas.

Adiós al Bolívar, llega Petro. Mashable

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, anunció este proyecto a finales de 2017, estableciendo un volumen de divisa de 100 millones de Petro tokens, cuyo valor en dólares asciende a 6 millones.

En esta preventa inicial, Venezuela ha puesto a la venta 82,4 millones, que como explican en CNBC, han sido muy bien acogidos por Turquía, Qatar y otros países de Oriente Medio. El resto de Petro será puesto a la venta el mes que viene.

El gobierno venezolano ha publicado una guía sobre Petro para atraer inversores explicando detalladamente su funcionamiento, además de su historia, objetivos y cómo adquirir esta moneda.

El Petro se basaría en el blockchain de Ethereum y para comprar monedas se requerirá tener un Wallet específico. Asimismo, el posible realizar intercambio de Petros por otras monedas virtuales u otras monedas estatales, como el dólar de toda la vida. Eso sí, nada de cambiarlo por los bolívares, la moneda de curso legal venezolano.

No es oro todo lo que reluce

Tras cuatro años de crisis económica, el Petro podría ser la única salida de Venezuela del agujero, posibilitando que inversores internacionales se salten las prohibiciones interpuestas por Europa y Estados Unidos. No obstante, no es todo tan sencillo, ya que según Bloomberg el Petro podría no tener validez legal.

¿Se beneficiarán los venezolanos de esta iniciativa?

Y es que aunque el Petro se asocie al valor del crudo, poseer Petros no se traduce en contar reservas de oro negro, lo que causa cierta incertidumbre entre algunos inversores. De hecho, muchos creen que el colapso económico de este país sudamericano está relacionado con la caída en picado del precio mundial del petróleo, por lo que es complicado que el problema pueda ser al mismo tiempo la solución.

Aunque es innegable que la economía de Venezuela esté en horas bajas, la verdadera pregunta es ¿cómo está el pueblo venezolano? ¿Ayudará el Petro a que los venezolanos puedan vivir mejor? El gobierno asegura que el Petro podrá ser usado para pagar impuestos nacionales, tarifas, contribuciones y servicios públicos.

Pero el acceso a una Petro Wallet es limitado y no es garantía de que sea aceptado en otros mercados financieros o de monedas virtuales. Además, insistimos en que tampoco puede cambiarse por bolívares, por lo que no está tan claro que los ciudadanos puedan sacar partido ella en su vida cotidiana.

Petro es un ejemplo de financiación de naciones vetadas

Sin embargo, como apuntan en CNBC, el Petro es un experimento que sirve para ver cómo naciones vetadas consiguen financiarse.

Así, Rusia estaría mirando atenta el devenir de Petro y Venezuela como posible ejemplo a seguir. Cabe destacar que ya se ha especulado con que el gobierno de Putin siga los pasos de Venezuela y lance su Criptorublo.

Habrá que ver si el Petro da un golpe de efecto que revitalice la economía venezolana o por el contrario, quede en una estafa especulativa.