Close Button
Compartir

¿Puede una bicicleta eléctrica contar con una gran autonomía en relación a la tecnología actual disponible? He aquí las claves para entender el mercado actual.

El mercado de la bicicleta eléctrica ha crecido de forma muy notable en los últimos años. Se está observando cómo hay un fuerte incremento en la demanda de un medio de transporte sostenible y, sobre todo, rentable en el medio plazo. La pandemia que ha azotado a nivel global ha provocado que la bicicleta se haya convertido en una de las opciones más rentables a valorar.

En la actualidad, el modelo más común de bicicleta eléctrica es el que dispone de un equipo de baterías en el cuadro. De esta forma, nos encontramos ante una propuesta que llama la atención, sobre todo, por ocupar un espacio un tanto limitado. Con ello, como es lógico, no se dispone de una gran autonomía. Es necesario, por tanto, intentar su instalación en otros espacios diferenciales.

La bicicleta eléctrica del futuro destaca por tener un cuadro más ancho

Uno de los que podría tener más éxito es situar la alternativa eléctrica en el propio cuadro de la bicicleta, el cual debería formar parte del mismo. De esta manera, es posible la instalación de un bloque de baterías más amplio. Ahora bien, ¿y si se pudiese rizar un poco más el rizo en este aspecto? Incluir un cuadro aún mayor podría ser la opción que tendría un mayor interés en un futuro.

Así es como, de hecho, ha nacido la opción Pocket Rocket. Se trata, nada más y nada menos, que de una bicicleta eléctrica que destaca por disfrutar de un volumen desproporcionado. Como es lógico, a nivel estético habrá impresiones positivas o negativas. Mas allá de esto, ¿merece la pena agregar esta característica con el objetivo de mejorar las prestaciones?

Veamos, por tanto, por qué nos encontramos ante una tecnología que podría ser un referente de cara a los próximos años. Se trata de una propuesta única, con un mercado muy específico y que, curiosamente, podría ser objeto de éxito en un futuro cada vez más próximo. He aquí las claves al respecto.

Una bicicleta eléctrica que destaca por su increíble cuadro

No es la primera vez que observamos cómo una compañía acude a esta drástica solución. Aun así, ¿qué implicaciones puede tener la instalación de una batería de estas características? Echando un rápido vistazo a sus aplicaciones prácticas, parece fácil entender que se trata de un movimiento diferencial. La clave es conseguir aprovechar al máximo la capacidad de baterías disponible.

Pocket Rocket, una bicicleta eléctrica que destaca por contar con una enorme batería

El modelo Tubular Pocket Rocket destaca por contar con una batería de gran autonomía. New Atlas

Cabe destacar que este modelo está disponible en 2 diferentes versiones. La primera ofrece 45 km/h de velocidad máxima. De igual manera, cuenta con hasta 80 kilómetros de autonomía, lo cual llama la atención frente a su teórica competencia. La segunda versión, sin modificar su dinámica, es capaz de alcanzar los 80 km/h, con todo lo que ello implica en términos de homologaciones.

El peso de esta curiosa bicicleta eléctrica es de unos 55 kilogramos

Sea como fuere, el peso total de esta bicicleta eléctrica es de unos 55 kilogramos. Se trata, por tanto, de una opción muy liviana teniendo en cuenta todo el equipamiento que incluye. Ahora bien, ¿te has parado a pensar cuál debería ser el tamaño de batería? Llama la atención ver que se trata de una unidad móvil y fácilmente accesible, la cual ofrece una capacidad de unos 2,5 kWh.

En este sentido, cargar una batería de estas características no es tarea sencilla. Aun así, se puede aprovechar la tenencia de un enchufe de carga estándar o uno de carga rápida. Con el primero, se podrá disfrutar de plena autonomía en 5 horas, mientras que con el segundo, será posible reducir a la mitad la espera. ¿No te parece una opción interesante para la ciudad?

Una tecnología pensada para ser un referente en el mercado eléctrico

Como era de esperar, sus cualidades, diseño y desarrollo son apreciables en lo que se refiere al coste de producción. Esto se termina trasladando al precio y, por este motivo, no es de extrañar que cada una de las unidades disponibles en el mercado no sea barata. Para hacerse con la versión convencional, habrá que pagar 5.980 euros. Si se quiere el modelo aspiracional, habrá que desembolsar 1.000 euros extra.

Pocket Rocket, una bicicleta eléctrica que destaca por contar con una enorme batería

Esta bicicleta eléctrica tiene un peso total de 55 kilogramos. Trend Hunter

Ahora bien, ¿dónde es posible comprar este modelo tan particular? Los mercados en los que está disponible son Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia, España y Austria. Se espera, además, que las primeras unidades puedan ser entregadas en la primavera del próximo año. Aun así, una fecha más creíble podría apuntar al verano.

Y tú, ¿comprarías esta curiosa propuesta? Es importante tener en cuenta que se trata de una opción que destaca por contar con una tecnología muy diferente frente a la que ofrece el resto del mercado. Aun así, parece que en los próximos años habrá opciones más eficientes en términos de batería.

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!