Las campañas de censura de obras de arte, si te las cuenta alguien en la actualidad, no parecen ser reales. Mucho menos si provienen de una red social que, en noticias que ya hemos publicado en nuestra página web, se supone que debería servir para conectar con personas y compartir gustos y aficiones. Sabemos que una plataforma con tantos usuarios no debe ser sencilla de controlar, pero sigue resultando incomprensible la obsesión de la gente de Facebook con los desnudos y las obras de arte.

Flandes vs Facebook

En los últimos días, una noticia ha recorrido la red, sirviendo para sacar, de nuevo, los colores a la compañía dirigida por Mark Zuckerberg. El director de Visit Flanders, Peter de Wilde, ha remitido una carta a la red social en la que muestra su malestar con la censura de una de sus últimas publicaciones en la plataforma, al intentar dar a conocer algunas de las obras del imprescindible artista flamenco Peter Paul Rubens.

La censura del arte sigue estando vigente en países desarrollados en pleno siglo XXI

El vídeo que te muestro sobre estas líneas es un ejemplo de cómo poder protestar contra lo que los denunciantes creen injusto, pero de una manera divertida y que haga a la gente que vea el anuncio reflexionar acerca de los límites de la censura en el siglo XXI. A pesar de lo simpático de la propuesta de Visit Flanders, los responsables de la organización han elaborado un crítico documento, disponible y traducido al inglés en el medio de comunicación belga Flanders News, para poner de manifiesto los problemas de la moderación de contenidos en Facebook. La introducción no deja lugar a dudas:

Indecente. Esta es la palabra utilizada para describir los pechos, traseros y ángeles de Peter Paul Rubens. No por nosotros, sino por ustedes.
Los pechos y traseros desnudos pintados por nuestro artista son considerados por ustedes como inapropiados. Nos hemos dado cuenta de que Facebook, de manera insistente, rechaza el trabajo de nuestro querido Peter Paul Rubens.
Aunque, de manera secreta, tenemos que reírnos de ello, su censura cultural nos está haciendo la vida difícil. Después de todo, queremos utilizar su plataforma para promocionar tanto a los Maestros Flamencos, como a Flandes, el lugar perfecto para descubrir sus obras de arte.
Porque los amantes del arte también utilizan Facebook. Y porque vosotros habéis hecho posible que lleguemos a los entusiastas del arte en distintos continentes.

Un caso más y sin pronunciamiento de Mark

La polémica vuelve a estar servida y ya son muchas en este 2018. Entre las visitas del señor Zuckerberg al Senado de los Estados Unidos, las filtraciones del modo de trabajar moderando contenido en la plataforma o la censura en la red social, Facebook parece haber encontrado su annus horribilis.

La moderación en Facebook sigue patrones extraños. Genbeta
La reprimenda sólo busca encontrar una solución al problema

No todo tiene que ser tan malo y desagradable. Te dejaré, a continuación, el resto de la carta remitida a los responsables de la plataforma social, para que veas que, a pesar de las críticas, la voluntad de entendimiento sigue presente. Facebook todavía no se ha pronunciado al respecto, pero Visit Flanders tiende una mano al diálogo en la última parte de su misiva, que dice así:

¿Quizás sería una buena idea encontrarnos para tomar un café? Podríamos discutir acerca de la mejor manera de mostrar a nuestros Maestros Flamencos en su plataforma, dándoles el lugar que se merecen. Porque, como probablemente ya sabréis, el arte une a las personas, al igual que las redes sociales.
Si Peter Paul Rubens hubiese creado una cuenta de Facebook en vida, habría tenido un extraordinario número de seguidores.
¿Estáis dispuestos a ayudarnos a pensar en una solución para este problema? De esa manera, todo el mundo podrá maravillarse con las magníficas pinceladas de Rubens y otros Maestros Flamencos.
Si podéis, nos encantaría intercambiar ese café por una refrescante cerveza Belga.