La Inteligencia Artificial ha supuesto un antes y un después en la tecnología. De hecho, ha conseguido ir más allá de una apreciación de la mejora de la productividad en el sector secundario para perfilarse como una alternativa que romperá moldes en términos generales de la economía.

Ahora bien, ¿qué podemos afirmar sobre otras implicaciones como la ética o la moralidad? En los últimos años, hemos asistido a casos tan llamativos e inesperados como los resultados que han dado pie al nombramiento de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos o la decisión por la cual la población de Reino Unido decidió impulsar el Brexit.

La Inteligencia Artificial será capaz de tener incidencia en el electorado

En ambos ejemplos, al parecer, la Inteligencia Artificial tuvo un peso relevante por la inclusión de campañas de publicidad feroces. Y te preguntarás, ¿cómo es posible que la conocida como AI haya tenido repercusión en estas decisiones adoptadas democráticamente? Según algunas voces, los anuncios fueron perfilados de forma que inclinaron la balanza hacia estos resultados.

Ante esta situación, ¿podemos afirmar que el futuro político de tu país depende principalmente de la Inteligencia Artificial? Esta rama importante de la tecnología no tiene derecho a voto, ni siquiera tiene personalidad propia, pero, en cambio, puede marcar un papel primordial en la política.

¿Qué peligros podemos encontrarnos en un futuro si se hace un uso malintencionado de los resultados de esta rama innovadora? Veamos cómo es posible influenciar al elector aplicando programas sencillos con el objetivo de incidir en los resultados de unos comicios.

Poner voz a alguien que no ha dicho lo que aparece en la imagen

El político de turno suele evitar a la prensa fuera de campaña y aprovechar cada oportunidad que tiene frente al micro en tiempos de campaña electoral. Ahora bien, ¿y si alguien pudiese aprovechar cualquier aparición pública para cambiar el mensaje de un candidato por cualquier otro que le perjudicase?

En las imágenes anteriores, dicho mensaje nunca fue dicho por el propio Barack Obama. Una Inteligencia Artificial fue capaz de asemejar el tono de su voz para que reflejase un discurso muy distinto al que había dado en realidad. ¿Imaginas las implicaciones que podría tener esta tecnología sobre el electorado?

Las noticias falsas y los bulos serán objetivo de la Inteligencia Artificial

En la misma línea, otra Inteligencia Artificial ya está siendo desarrollada para contragolpear a este villano tecnológico. Según se puede leer en Venture Beat, compañías como Truepic servirán para poder desenmascarar las noticias falsas y los testimonios que han sufrido una alteración.

¿Tendrá un papel fundamental esta distinción entre aplicaciones ‘buenas’ y ‘malas’? Estamos siendo testigos de un crecimiento exponencial a nivel tecnológico en este campo, lo cual influirá más allá de nuestras relaciones sociales.

La Inteligencia Artificial como fenómeno social

¿Cómo es la conducta de la población hacia algunos de los colectivos que conviven en sociedad? Cuantificar cómo es el racismo, el machismo o cualquier otro elemento peyorativo hacia un grupo social se podrá medir en un futuro, algo que podría, llegado el momento, tener su propia implicación política. Veamos a qué nos estamos refiriendo con estas líneas.

La Inteligencia Artificial podría cambiar nuestra forma de pensar. Expansión

Tal y como se puede leer en el citado portal, una Inteligencia Artificial basada en el reconocimiento labial fue capaz de detectar una tendencia racista en Estados Unidos hacia la población afroamericana. Al parecer, el resultado de un experimento logró destacar cómo la policía solía hablar con una mayor amabilidad y respeto a las personas de tez blanca a las que paraba para controles rutinarios.

La Inteligencia Artificial será un actor destacado en la futura política

¿Qué podría producir la aparición de estos resultados en un futuro en un periódico de tirada nacional o en algunas de los medios digitales más influyentes? Esta rama tecnológica se ha convertido en una nueva herramienta social para mover electorado hacia uno u otro sentido.

La gestión de los datos, por este motivo, podría convertirse en una pieza fundamental de la futura política del mañana. Ya, a día de hoy, se ha podido observar cómo ha tenido incidencia en resultados tan relevantes como los mencionados en este artículo. ¿Cómo serán las estrategias que caracterizarán a los partidos políticos en un futuro?